Cifuentes apoya "sin reservas" el plan de la Comunidad porque "es el que gusta a los vecinos"

Cristina Cifuentes y Jesús Fermosel
EUROPA PRESS
Actualizado 30/01/2013 15:22:36 CET

MADRID, 30 Ene. (EUROPA PRESS) -

La delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha manifestado este miércoles su apoyo "sin reservas" al plan de urbanización del Gobierno regional para la Cañada Real porque "es el que gusta a los vecinos".

Así se ha manifestado Cifuentes al término de una reunión con el consejero de Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid, Jesús Fermosel, donde éste ha presentado el plan a la delegada.

Fermosel ha calificado la reunión de "muy positiva" y ha constatado que la delegada está "muy de acuerdo con el modelo de desarrollo urbano, sabiendo que es un modelo abierto, en el que pueden aportar ideas todo el que quiera y esperamos que las aporten".

Según Fermosel, se trata de "un modelo que dignifica el barrio y dignifica las viviendas de los vecinos que ya están construidas. "Entre el lujo y la dignidad hay un gran camino que nosotros nunca pensamos recorrer", ha apostillado.

Por su parte, Cifuentes ha manifestado que le parece un plan "muy positivo, sobre todo, porque viene a dar solución a un problema que lleva más de cuarenta años enquistado, que hasta ahora ninguna administración había sido capaz de solucionar", y "porque es el plan que gusta a los vecinos, que es en quienes hay que pensar".

"Por encima de los intereses de unas administraciones y otras está el interés de los vecinos y yo creo que este plan da respuesta a los vecinos; los vecinos lo quieren y por eso yo espero que el resto de las administraciones se sumen. Desde luego, la Delegación de Gobierno apoya sin reservas el proyecto presentado por la Comunidad de Madrid", ha dicho.

En la reunión el consejero y la delegada han abordado también el plan de seguridad para la Cañada Real, desarrollado por todas las administraciones implicadas, incluidos los ayuntamientos, y coordinado por la Comunidad de Madrid, "puliendo algunos flecos", según ha indicado la delegada.

"El acuerdo respecto al plan de seguridad es máximo y yo lo que espero es que las administraciones lo podamos firmar en los próximos días, porque realmente el plan de seguridad está ya prácticamente culminado", ha agregado.

No obstante, ha recordado que, aunque no se haya firmado el plan de seguridad, "la Policía Nacional y la Guardia Civil han estado trabajando y van a seguir haciéndolo básicamente en el sector VI, que es desde el punto de vista de la seguridad el más problemático, y prueba de ello es que hace unos días ha sido la última operación contra los grandes clanes de droga".

"EL PLAN SOCIAL ESTÁ MUY AVANZADO"

El consejero de Asuntos Sociales ha explicado que el "acuerdo marco" de actuación en la Cañada Real se sustenta en cuatro pilares, que son, aparte del plan de urbanización, los planes de seguridad, jurídico-administrativo y social. Respecto al social, Fermosel ha dicho que "está muy avanzado", y que lo presentará después de analizarlo con los vecinos "por si quieren hacer alguna aportación más" y las asociaciones y ONG que trabajan en la zona.

No obstante, Fermosel ha afirmado que "la mayor intervención social es que los vecinos tengan derecho a una vivienda digna, no digamos ya a un trabajo digno". "Con trabajo y con vivienda digna se solucionan prácticamente casi todos los problemas sociales", ha añadido.

Por otro lado, ha indicado que "no se puede hablar de exclusión social en toda la Cañada Real; eso es falso". "En la Cañada Real vive gente normalizada, gente que accede a los recursos sociales municipales y de la comunidad, que accede a la sanidad y que accede a la educación", ha explicado.

En la misma línea, ha apuntado que cinco de los seis sectores de la Cañada Real no tienen los problemas que tiene el sector VI, y que por eso se ha hecho un plan social especial para el sector VI, "donde hay inseguridad, infravivienda, chabolismo, delincuencia y drogodependencia". "Eso, que se intenta reflejar a toda la Cañada Real es falso", ha asegurado.

También a este respecto, ha considerado que "ofendería a los vecinos decirles que están excluidos, porque son gente muy, muy normalizada".