COAM aplaude la creación de un nuevo aeropuerto en Campo Real, pero pide un Plan Regional que permita asumir su impacto

Actualizado 14/11/2007 19:38:00 CET

MADRID, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) valoró hoy positivamente la decisión de la Comunidad de Madrid de construir un aeropuerto en Campo Real y reclamó, complementariamente a esta decisión, un Plan Regional territorial que permita asumir sus consecuencias.

A juicio del COAM, deben ser contempladas inversiones en materia de accesibilidad por carretera (prolongación de la M-45 desde San Fernando de Henares y la M-70 Toledo/Guadalajara), así como un servicio Express en lanzadera desde la Estación de Atocha (y M-45) del AVE, y la prolongación del sistema ferroviario de cercanías y metro de Arganda.

Sostiene que la creación de las ciudades aeroportuarias en los Altos de Campo Real y en suelos no protegidos del Valle del Jarama son proyectos que deben de estar integrados en una visión global del territorio de la Comunidad. Visión y proyectos que fueron ya establecidos en el marco del Avance del Plan Regional aprobado por la Asamblea de Madrid en 1997 y del que el Consejo de Urbanismo del COAM reclama una nueva redacción en el plazo máximo de un año, para adaptarlo a las nuevas circunstancias territoriales, sociales y económicas de la región.

Asimismo, recuerda que la decisión de llevar a cabo el aeropuerto de Campo Real ha tardado 18 años en tomarse. El Ayuntamiento de Madrid, encabezado por su alcalde Agustín Rodríguez Sahagún y en el Marco de su Plan Estratégico de Madrid dirigido por el concejal de Prospectiva Pedro Ortiz, solicitó en noviembre de 1989 la construcción del nuevo aeropuerto de Campo Real para resolver la previsible saturación de Barajas.

Asimismo, el Colegio apunta que el futuro aeropuerto de Campo Real, cuando se explote todo el potencial de su desarrollo, podrá alcanzar 150 millones de pasajeros. "En ese momento estará generando 750.000 puestos de trabajo (uno de cada cuatro empleos de Madrid -entre los directos, indirectos e inducidos-), siendo el principal motor de la economía de Madrid y permitiendo el posicionamiento de nuestra región en el marco internacional con una capacidad competitiva, que redundará en el bienestar de la población madrileña, en su capacidad económica y en las políticas públicas de justicia social", añade.

En este sentido, los arquitectos destacan que en 1989, el volumen de pasajeros de Barajas era de 9 millones. Hoy la cifra ha alcanzado los 50 millones. La demanda esta creciendo a una velocidad del 8,5% anual, lo que llevaría Barajas a su saturación de 80 millones de pasajeros en el plazo de seis años, en el 2014.

La extensión de la red del AVE, la sustitución del Puente Aéreo, y el traslado de las mercancías a Campo Real, así como los vuelos low cost, pueden reducir la demanda sobre Barajas en un 30%, prolongando su vida útil 4 años más, hasta el 2018.

"La construcción de un aeropuerto tiene un plazo de realización de al menos 14 años. Es, por tanto, imprescindible la decisión tomada por la Comunidad de Madrid de llevar a cabo este aeropuerto, frente a las imprevisiones continuadas durante 18 años del Ministerio y sus sucesivos ministros de Fomento", consideró el Colegio.

A juicio del COAM, las inversiones que se han estado realizando en Barajas estos últimos años (tres pistas y terminales 3 y 4, con un coste superior a 6.000 millones de euros -3.000 euros por cada familia madrileña-) podrían haberse realizado directamente en Campo Real. Inversión que, aunque rentabilizada en el corto plazo de funcionamiento, podría haberse evitado, con el ahorro de la misma y su potencial inversión en otras infraestructuras necesarias para Madrid.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies