Comienzan a instalar en Prim y Atocha la señalización horizontal de Madrid Central, con doble línea roja y pictogramas

Señalización en Madrid Central
AYUNTAMIENTO DE MADRID
Publicado 10/07/2018 10:34:40CET

MADRID, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Madrid comenzó anoche a colocar la señalización horizontal de Madrid Central, el área de acceso restringido con prioridad residencial que afecta a 472 hectáreas en el centro, y lo ha hecho empezando a poner una doble línea roja de 10 kilómetros y pictogramas a las entradas al área.

En total, se señalarán con una doble línea roja los 10 kilómetros lineales que forman el perímetro de Madrid Central y se pintarán 57 pictogramas con el logo en las calles de acceso. Es la primera parte de la señalización de Madrid Central y tiene carácter informativo para dar a conocer el perímetro de la futura área de acceso restringido, que coincide prácticamente con el distrito Centro.

Según ha informado el Ayuntamiento de Madrid, los trabajos durarán 15 días y se desarrollarán por la noche para reducir la afección a la circulación. La noche de este lunes al martes ha quedado señalizado el tramo entre la calle Prim y Atocha.

En sus 472 hectáreas de superficie, englobará las actuales áreas de prioridad residencial de Letras, Cortes, Embajadores y Ópera, y sumará al completo los barrios de Justicia y Universidad, es decir, comprenderá casi la totalidad del distrito de Centro.

Estará delimitada por las calles Alberto Aguilera, glorieta de Ruiz Jiménez, Carranza, Sagasta, glorieta de Bilbao, Génova, plaza de Colón, Paseo de Recoletos, plaza de Cibeles, Paseo del Prado, plaza de Cánovas del Castillo, glorieta de Carlos V, Ronda de Atocha, Ronda de Valencia, glorieta de Embajadores, Ronda de Toledo, glorieta de la Puerta de Toledo, Ronda de Segovia, Cuesta de la Vega, Mayor, Bailén, plaza de España, Princesa y Serrano Jover.

Madrid Central comenzará a funcionar en noviembre y, como norma general, podrán acceder y circular libremente por Madrid Central los vehículos de personas empadronadas, que podrán estacionar en su barrio como hasta ahora, y los invitados de las mismas; así como los vehículos con etiqueta ambiental CERO y ECO.

Los que tengan etiquetas B o C solo podrán entrar para aparcar en un garaje privado, reserva o aparcamiento de uso público. También podrán acceder los vehículos de invitados de residentes, las personas con movilidad reducida, los servicios esenciales, los titulares de plazas de garaje y profesionales con limitaciones.