La Comunidad arregla el tramo de la carretera donde morían atropellados cada día decenas de sapos

Uno De Los 'Salvoconductos' Para Los Anfibios
COMUNIDAD DE MADRID/EP
Actualizado 02/04/2010 14:11:34 CET

MADRID, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Comunidad de Madrid ha realizado 60 taladros en la barrera que actualmente separa el carril bici de la M-301 de la calzada de la vía para permitir el paso de anfibios y evitar, de este modo, que sean atropellados, informaron a Europa Press fuentes de la Consejería de Transportes e Infraestructuras.

Esta medida se ha adoptado entre los kilómetros 10 y 15 de esta carretera tras comprobarse que en este tramo se producen en determinadas épocas del año migraciones de anfibios, sobre todo sapos, cuyo paso podía verse dificultado por la barrera de separación, lo que incrementaba la posibilidad de que estos animales fueran atropellados al intentar el cruce.

Las migraciones se producen especialmente en la época de reproducción de estos animales, a partir de diciembre, pero también se efectúan desplazamientos el resto del año por otros motivos, como el campeo o la alimentación.

En total, se han realizado 60 taladros de 300 milímetros de diámetro y 450 milímetros de espesor en la barrera que discurre a lo largo de este tramo. Se trata de una barrera de hormigón del modelo conocido como 'New Jersey', instalada con el objetivo de mejorar la seguridad de los usuarios del carril bici de la carretera.

La medida, adoptada para que la seguridad de los ciclistas no tenga consecuencias negativas para los animales de la zona, ha sido ejecutar estos taladros, cuyas dimensiones y densidad permiten su paso. El Gobierno regional ha invertido en esta actuación 13.700 euros, informaron las mismas fuentes.

El pasado octubre, con las primeras lluvias de otoño, vecinos de San Martín de la Vega denunciaron el atropello de cientos de sapos en este tramo. El veterinario y herpetólogo del Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y de su hábitat, Alberto González, explicó a Europa Press que el problema se daba desde hacía varios años y que sólo en 2008 se contabilizaron mil sapos arrollados.

Incluso había vecinas de San Martín de la Vega que, como Elena, se pasaban noches enteras con un cubo recogiendo decenas de sapos de la carretera y pasándolos al otro lado de la carretera para que no fueran atropellados. A partir de ahora, con los arreglos de la Dirección General de Carreteras de la Comunidad de Madrid, no será necesaria su ayuda para que puedan cruzar la vía.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies