La Comunidad destina 17,2 millones a formación de trabajadores ocupados reforzando el papel de centros privados

Actualizado 17/12/2013 22:27:02 CET

MADRID, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid ha aprobado este jueves la convocatoria de subvenciones para la organización de actividades de formación destinadas a trabajadores ocupados, dotada con una inversión de 17,2 millones de euros.

Según los cálculos del Gobierno regional, esta convocatoria permitirá llevar a cabo 1.500 acciones formativas para 35.000 alumnos, a través de organizaciones sindicales, empresariales y centros privados de formación debidamente acreditados.

A este respecto, el Gobierno regional ha puesto de manifiesto su decisión de reducir el dinero que da a los sindicatos y patronal para este fin, y elevar las cuantías asignadas a los centros privados especializados en impartir este tipo de formación.

En concreto, a estos centros se destinará 5 millones de euros, es decir, el 30 por ciento del total, frente a los 3 millones que gestionaron en la última edición. Esto significa un aumento superior al 50 por ciento en la dotación prevista para dichos centros.

Para evitar cualquier posible fraude, la Consejería de Empleo, Turismo y Cultura va a realizar un seguimiento de todos y cada uno de los cursos que reciban subvención, a pesar de que la normativa estatal no obliga a establecer un control del cien por cien de las actividades.

Además, en la línea de lo ya hecho este año con la formación dirigida a desempleados, el Gobierno regional no subvencionará ningún curso que no se ajuste a las necesidades de las empresas y los trabajadores.

Para ello, tras consultar a un panel de expertos en recursos humanos, ha cribado el catálogo de cursos subvencionables dejando únicamente los que considera prioritarios en cada sector. Y dentro de cada sector la Comunidad establece una priorización de los cursos, de acuerdo a las necesidades detectadas, que servirá para adjudicar la formación en cada unos de los sectores y así garantizar que no se va a formar en nada que no sea altamente demandado y necesario.

De esta manera, la Comunidad pretende evitar que el dinero público se invierta en actividades poco ajustadas a lo que necesitan los trabajadores. El objetivo de los planes de formación dirigidos a trabajadores ocupados es que estos ganen en oportunidades de promoción profesional y accedan a otros empleos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies