La Comunidad diseña una herramienta para medir el riesgo de reincidencia en menores internados y mejorar su reinserción

Centro de menores de la Comunidad de Madrid
COMUNIDAD DE MADRID
Publicado 28/02/2018 13:17:14CET

Un 91% de estos menores mejoran en una media del 30% su valoración de riesgo de reincidencia

MADRID, 28 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Agencia para la Reeducación y Reinserción del Menor Infractor (ARRMI) ha diseñado una herramienta --bajo las siglas de PREVI-A-- que permite medir el riesgo de reincidencia de menores internados en centros de la Comunidad de Madrid para realizar una intervención más individualizada y mejorar su reinserción.

La viceconsejera de Presidencia y Justicia, Isabel Díaz Ayuso, ha presentado este miércoles la herramienta, que se ha desarrollado en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid (UCM), en la sede de la Consejería, junto a la Puerta del Sol.

Durante la presentación, Ayuso ha estado acompañada por la presidenta de ARRMI, Regina Otaola, el catedrático de psicología aplicada de la UCM, José Luis Graña, y el responsable del área de Estudios, Programas y Formación de ARRMI, Luis González Cieza.

La consejera ha destacado durante su intervención que PREVI-A --acrónimo de Predicción del Riesgo y Valoración de la Intervención-ARRMI-- es uno de los logros de los que están más orgullosos en la Comunidad de Madrid, ya que se centra en tratar de "encauzar" la vida de los jóvenes.

En la misma línea, ha asegurado que es una herramienta "pionera y única" y ha mostrado su deseo de que sirva de ejemplo para que otras comunidades o áreas del mundo la adopten.

Ayuso ha agradecido también la labor de los profesionales de ARRMI y ha indicado que desde la creación de este organismo ha disminuido "significativamente" la delincuencia en menores, concretamente en un 40 por ciento en los últimos 6 años.

Además, ha señalado que la Comunidad de Madrid es la región de España con la menor tasa de menores condenados y ha apuntado que la reinserción y disminución del riesgo de reincidencia de los menores internados alcanza el 91 por ciento de los casos.

64 FACTORES QUE MIDEN LA POSIBILIDAD DE REINCIDENCIA DE LOS MENORES

González Cieza, uno de los responsables de diseño y aplicación de PREVI-A, ha destacado que para elaborar esta herramienta se ha requerido la labor de 200 profesionales tanto de ARRMI como de la UCM y cerca de diez años de desarrollo. "Empezamos con 200 factores pero tras el análisis de casos de menores reincidentes logramos concretar 64 que estaban estadísticamente relacionados con la reincidencia", ha explicado.

Estos 64 factores o ítems se dividen en seis áreas: Jurídico-Legal, de Contexto e Intervención, Escolar y Laboral, de Desarrollo Personal y Consumo de drogas, de Integración Familiar y de Integración Social.

Estos 64 ítems se valoran por un equipo multidisciplinar cada tres meses en aquellos menores en régimen de internamiento o libertad vigilada superior a 12 meses y pueden puntuar en cuatro niveles: 0 (ausencia de riesgo), 1 (riesgo leve), 2 (riesgo moderado) y 3 (riesgo alto), por lo que el valor máximo es de 192.

González Cieza ha señalado que el riesgo de reincidencia disminuye más en aquellos menores que parten con niveles más altos, con puntuaciones de 150 o 160, entre los que se llega a reducir hasta en un 50 o 60 por ciento. La media de bajada en todos los casos es del 30 por ciento.

Las áreas que suelen presentar puntuaciones más altas son las familiares, de ocio y de consumo de drogas, mientras que aquellas en las que se está consiguiendo más disminución del riesgo de reincidencia son las de educación, ocio y consumo de drogas y aspectos formativos.

La familiar, sin embargo es en las que se están consiguiendo peores resultados, según González Cieza, pues los familiares no siempre colaboran; debido a esto, ARRMI esta barajando crear talleres para incidir en este problema.

En total, la herramienta ya se ha aplicado en 552 menores de ambos sexos de entre 14 y 23 años, de los que 155 ya han finalizado el proceso y se ha conseguido que un 80 por ciento de los menores tratados asuma la medida judicial impuesta y la consideren como consecuencia de sus actos y su conducta delictiva.