La Comunidad forma a 580 bomberos en conducción de emergencia con vehículos pesados para atender incendios

Cursos De Conducción De Emergencia De Bomberos De La Comunidad
EUROPA PRESS/COMUNIDAD DE MADRID
Actualizado 18/05/2012 16:46:23 CET

Regina Plañiol asistió hoy a una de las actividades de este curso de reciclaje que se realiza en La Marañosa

MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

La Comunidad de Madrid imparte estos días en las instalaciones del Instituto Tecnológico Militar de la Marañosa un curso de reciclaje de prácticas de conducción de vehículos pesados en situaciones de emergencia en la que participarán 580 conductores del Cuerpo de Bomberos de la región.

La consejera de Presidencia y Justicia, Regina Plañiol, ha asistido este viernes a una de estas prácticas, donde ha recordado que "estos ejercicios tienen como objetivo que los bomberos regionales pongan a punto sus conocimientos y ejerciten habilidades para manejar adecuadamente los vehículos todoterreno en situaciones diferentes a las habituales". "Algo que supone una garantía de seguridad no sólo para estos profesionales, sino para todos los ciudadanos", ha añadido.

Las instalaciones del Instituto Tecnológico Militar de la Marañosa, que están situadas en San Martín de la Vega y que la consejera ha calificado de "fantásticas y bárbaras", son de las pocas que existen en España que están homologadas para este tipo de prácticas.

Disponen de unos recorridos establecidos y diseñados para la enseñanza de la conducción fuera de pista y todoterreno, donde los bomberos conductores de la Comunidad de Madrid adquirirán una mayor destreza en el manejo de los camiones del cuerpo en situaciones de dificultad muy superior a la que se encuentran en el día a día.

Los vehículos utilizados para los ejercicios, pertenecientes al Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid, son autobombas de gran tonelaje, adaptadas para transitar por montes y caminos de difícil acceso, capaces de cargar 3.500 litros de agua además de todas las herramientas y mangueras necesarias para su uso, y que están especialmente diseñados para actuar en incendios forestales en ámbito rural y de monte.

Todos los ejercicios se realizan con el camión totalmente cargado de agua, con el fin de reproducir con la máxima exactitud, las condiciones en las que tendrían que desenvolverse ante un incendio. Plañiol se ha montado en uno de estos vehículos y ha acompañado a los bomberos en una de las prácticas.

Además del conocimiento de los recursos mecánicos del vehículo, los bomberos practican en la conducción por caminos con fuertes pendientes que deben atacar tanto para subir como para bajarlas, y conducir, asimismo con el vehículo escorado, al igual que puede ocurrir al atacar un incendio en el monte. Así, el conductor debe adaptar su conducción, y por lo tanto, las posibilidades del vehículo, a las condiciones del terreno, para lo que, además de las inclinaciones y pendientes, debe tener en cuenta las dificultades de los caminos, los baches y los obstáculos que pueda encontrar.

Las prácticas se realizan en cinco camiones que evolucionan simultáneamente. En cada unidad va un profesor coordinador, miembro del Cuerpo de Bomberos y especialista en la conducción en emergencia, y cuatro alumnos.

CUARENTA CURSOS DE FORMACIÓN

Cada año, el Servicio de Formación de Bomberos de la Comunidad de Madrid lleva a cabo alrededor de 40 cursos que comprenden diversas materias propias del ejercicio profesional de los bomberos y la seguridad.

La mayor parte de los cursos tienen carácter obligatorio para la plantilla del Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid. El objetivo es la puesta a punto en las diferentes prácticas profesionales o bien la adaptación a las nuevas tecnologías que continuamente se incluyen entre los recursos materiales de emergencia con que cuenta el Cuerpo. Otros cursos, en cambio, tienen carácter voluntario para aquellos profesionales que quieren ampliar sus conocimientos en algún área concreta de su actividad. Es el caso de cursos de alta montaña, de rescate acuático o de nuevas tecnologías.

Además, también se colabora con otras instituciones en materia de emergencia, prevención y protección. Así, el año pasado se hicieron cursos de incendios forestales dirigidos a personal de Patrimonio Nacional; otro de extinción de incendios con funcionarios de Centros Penitenciarios; un curso de tratamiento de material nuclear, biológico y químico (NBQ) con la Academia de Ingenieros del Ejército; o de trabajos en altura con efectivos de la Policía Nacional.