La Comunidad inaugura un nuevo campo de césped artificial en la localidad de Quijorna

Campo de fútbol
COSASDEBEAS/WIKIMEDIA COMONS
Actualizado 14/04/2012 15:45:50 CET

El Plan de Campos Verdes ha permitido que aumenten en un 40% el número de licencias de deportistas federados en la Comunidad

MADRID, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

El viceconsejero de Cultura y Deportes de la Comunidad de Madrid, Javier Hernández, ha inaugurado en la localidad de Quijorna este sábado uno de los últimos campos de fútbol de césped artificial que aún quedaban por ponerse en marcha de los 111 del Plan de Campos Verdes desde 2003.

El Plan de Campos Verdes ha permitido llegar a todos los municipios con más de 1.000 habitantes de la Comunidad. En este sentido, ha explicado Hernández, que este plan ha sido "todo un éxito que ha demostrado la importancia de invertir en infraestructuras deportivas".

El viceconsejero ha recordado que desde que en 2003 se construyeran los primeros campos, el número de licencias de futbolistas en Madrid ha pasado de 54.896 a 76.446, un 40 por ciento más. Y donde antes había 2.960 equipos federados, ahora hay 3.874, un 31 por ciento más.

"Y esto es así sobretodo porque los campos permiten multiplicar exponencialmente el número de horas de práctica deportiva: mientras un campo de césped tradicional permite una media de 200 horas anuales, los artificiales llegan hasta las 1.800 horas", ha expresado.

Además, ha señalado que los campos están construidos "con las máximas garantías de seguridad", incluyendo la obligación de que todos los elementos móviles, como las porterías y los vestuarios, estén anclados al suelo "para que no corran el riesgo de volcarse provocando daños a los deportistas".

Otra de los beneficios del programa es el que tiene para el medio ambiente este tipo de superficie deportiva. De hecho, se ha calculado que el gasto de agua necesario para el buen funcionamiento de la instalación es un 90 por ciento menor que en los campos de césped natural.

Y además, la mejora de los materiales constructivos tanto en aspecto, como en tacto y en color ha eliminado el nivel de abrasión de la hierba artificial y, por tanto, ha ofrecido un mayor grado de confortabilidad y seguridad en la práctica deportiva.

El coste medio del campo de fútbol está estimado en unos 500.000 euros, calculado sobre la base de un campo de 95 metros de largo por 60 de ancho. Estos importes incluyen el estudio geotécnico, topografía, la redacción del proyecto de ejecución, el estudio y la coordinación de la seguridad y la salud de los mismos y la ejecución material del campo.