La Comunidad ofrece formación práctica en materia de consumo al sector empresarial

Actualizado 27/02/2013 15:57:20 CET

MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Comunidad de Madrid colabora con el sector empresarial madrileño en la formación en materia de consumo y de protección al consumidor, según ha destacado este miércoles la directora general de Consumo, Mar Pérez Merino.

Merino ha inaugurado esta mañana la jornada 'Garantía, cambios y devoluciones en los productos y en los servicios', en el marco del convenio de colaboración que tiene firmada la Consejería de Economía y Hacienda con la Cámara de Comercio e Industria de Madrid y con CEIM Confederación Empresarial de Madrid-CEOE.

Durante la jornada, se resolvieron las dudas que plantea el Real Decreto Ley 1/2007 en cuanto a la garantía de los productos de consumo, y se explicó a los asistentes que la garantía protege al consumidor frente a los defectos de los productos que impidan su funcionamiento normal o no se adecúen a lo ofertado.

También que el vendedor es el garante del producto, al estar obligado según la normativa a entregar al consumidor productos que sean conformes con el contrato. Los artículos de segunda mano también tienen garantía.

Los servicios de Consumo de la Comunidad de Madrid atendieron un total de 25.141 reclamaciones en 2012. La mayor parte de ellas se concentraron en Suministros (41,4%), Servicios (40,7%) y en Bienes y Productos (15,4%), con especial incidencia en la telefonía móvil y sobre las compañías suministradoras de electricidad. Del total de reclamaciones presentadas por los consumidores, 799 se refirieron directamente a una problema de garantía en la compra de productos.

Pérez Merino ha explicado que, según la normativa, los productos son conformes al contrato si se ajustan a la descripción que de ellos se realiza, si son aptos para los usos normales a los que se destinen y para otros usos previo acuerdo, y si tienen la calidad y las prestaciones habituales.

Si hay falta de conformidad, se recuerda que el consumidor podrá optar entre la reparación o la sustitución salvo opción imposible o desproporcionada.

La garantía protege al consumidor durante un período determinado frente al mal funcionamiento que pueden sufrir los productos que haya adquirido y cuyo origen sea un defecto de fabricación.

Según Consumo, la garantía se aplica cuando el producto no sirve para el uso al que está destinado, cuando presenta una prestaciones diferentes a las anunciadas o en caso de tener algún defecto que lo haga inservible para su uso.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies