La Comunidad renovará las tragaperras y recreativas, con partidas que valdrán un euro máximo y 20 céntimos mínímo

Actualizado 02/07/2009 20:48:28 CET

Las máquinas que otorgan mayores premios sólo estarán ubicadas en salones, bingos y casinos

MADRID, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Comunidad de Madrid ha iniciado los trámites para modernizar y renovar el sector de máquinas recreativas y de juego para homogeneizar el sector y evitar a fabricantes diseñar aparatos diferentes dependiendo de las comunidades. Además, fijará en un euro el precio máximo por partida y 20 céntimos como mínimo.

Así lo anunció hoy el vicepresidente y portavoz del Gobierno regional, Ignacio González, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno. De hecho, el Consejo aprobó hoy solicitar con carácter de urgencia el informe preceptivo al Consejo Consultivo sobre el Reglamento de Máquinas Recreativas y de Azar, después de recoger las recomendaciones realizadas por el Consejo Económico y Social (CES) de la Comunidad de Madrid.

González señaló que el CES ha aprobado por unanimidad este nuevo Reglamento y ha valorado positivamente las medidas incluidas en el Proyecto de Decreto, "porque pueden contribuir a reactivar un sector de la economía de Madrid que está atravesando graves dificultades".

El vicepresidente regional destacó que este reglamento adapta la normativa regional a la de la mayoría de las regiones españolas y permitirá la renovación y modernización del parque actual de estos aparatos en la región. Dichas medidas pueden ayudar a dinamizar las distintas actividades de las empresas de juego a la vez que avanzan en la homogenización normativa con la mayoría de las comunidades autónomas.

Además, reúnen en una sola disposición la normativa sobre las características técnicas de las máquinas recreativas y de juego y la normativa sobre sus condiciones de explotación que hasta la fecha venían reguladas en la Comunidad por un reglamento estatal y otro autonómico, respectivamente.

El nuevo reglamento contribuirá a homogeneizar este sector en el ámbito nacional, permitiendo que los fabricantes no tengan que diseñar máquinas diferentes dependiendo de las comunidades autónomas, como sucede en la actualidad.

Para ello, se prevé el reconocimiento por la Comunidad de Madrid de las homologaciones de los modelos de máquinas que hayan realizado otras Administraciones Públicas, con el fin de contribuir a la homogeneización del sector, la eliminación de trabas en la fabricación y comercialización de las máquinas recreativas y de juego y la simplificación de la gestión administrativa.

Por otro lado, el reglamento incluye restricciones a la homologación e inscripción de modelos de máquinas cuando usen imágenes, mensajes u objetos que puedan perjudicar la formación de la infancia y la juventud, vulnerar, directa o indirectamente, la dignidad de la persona y los derechos y libertades fundamentales, o incitar a la violencia, al racismo o a la xenofobia, a actividades delictivas o a cualquier forma de discriminación.

MENOS TRÁMITES ADMINISTRATIVOS

El Reglamento suprime la autorización administrativa previa para la explotación de máquinas recreativas, siendo necesaria tan sólo la comunicación de inicio de actividad, limitándose la Administración a ejercer un control a posteriori de la misma.

De esta manera el Gobierno regional, siguiendo los criterios expresados por la Unión Europea, suprime barreras que puedan impedir o frenar el desarrollo de los servicios, facilitando a los operadores económicos la prestación de servicios y simplificando la actividad administrativa. También se suprimirán las restricciones del capital extranjero para empresas externas de esta materia.

Eso sí, la Comunidad pondrá restricciones a los modelos de máquinas recreativas que incorporen mensajes contra las infancia, los derechos fundamentales o fomenten mensajes racistas o xenófobos, incidió González. Los inspectores regionales controlarán estos y el resto de los aspectos del reglamento.

Por otro lado, la nueva reglamentación incorpora los acuerdos de la Comisión Sectorial del Juego al ordenamiento jurídico madrileño y establece que el precio máximo por partida será de un euro y el mínimo de 20 céntimos.

Otra de las novedades que recoge esta norma es que las máquinas podrán disponer de video que hará posible que haya hasta cinco juegos en una misma máquina. El nuevo reglamento crea un nuevo tipo de máquina, la denominada B.3., basada en el juego del bingo y que permitirá la interconexión con otras máquinas e incluso entre diferentes establecimientos.

El premio máximo por máquina en este caso será de 6.000 euros, que podrá subir hasta los 18.000 euros en el caso de las interconectadas. Las máquinas que otorgan mayores cuantías en premios estarán ubicadas en salones de juego, bingos y casinos, y tan sólo las denominadas B.1., que también dan premios en metálico, se podrán instalar en la hostelería. El premio máximo para este tipo de aparatos será de 240 euros.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies