Concejales de Ganemos exigen el fin de la persecución de los manteros en el contexto actual de “racismo institucional"

Concentración de ciudadanos en Lavapiés (Madrid) tras los disturbios
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 22/03/2018 20:53:00CET

MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los tres concejales de Ganemos en el Ayuntamiento de Madrid, Rommy Arce, Montserrat Galcerán y Pablo Carmona, han firmado un comunicado ante la muerte de Mmame Mbaye exigiendo el fin de la persecución de los manteros en el contexto actual de "racismo institucional" y la despenalización de la manta.

Reclaman que "se acabe de inmediato con la persecución de los manteros y se reconozca el especial contexto de racismo institucional que afecta a las personas migrantes, con y sin papeles" y por ello se suman a las demandas del Sindicato de Manteros y Lateros de Madrid y al Grupo Parlamentario de Podemos en la Comunidad de Madrid, que esta semana ha presentado una Proposición No de Ley que aboga por la despenalización de la venta ambulante.

Los tres ediles se solidarizan en el comunicado, al que ha tenido acceso Europa Press, con "todas las personas sin papeles que viven en Europa y que a día de hoy no cuentan con los más básicos derechos de ciudadanía", además de expresar sus condolencia a la familia, compañeros, amigos y amigas de Mbaye.

Denuncian que "la criminalización de la población migrante es consecuencia de una política institucional deliberada que persigue la desprotección jurídica y social de las personas migrantes. Es un sistema que se sustenta en mecanismos de racismo institucional, contenidos en normativas concretas como son la Directiva de retorno (2008/115/CE) o la Ley de Extranjería española", apuntan.

Es una normativa que "ha significado y significa la expulsión y discriminación de cientos de miles de personas, atentando de esta forma contra los derechos más básicos de la sociedad".

Esta ley se ha aplicado "sistemáticamente con mecanismos discriminatorios, injustos y vergonzantes como son los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) o las redadas racistas que puso en marcha la instrucción del Ministerio del Interior 1/2010". Una de las muestras más destacadas "es la insolidaridad del Gobierno español con los refugiados sirios".

Los tres concejales ponen de manifiesto que la muerte de Mmame Mbaye, según los datos de testigos, Ayuntamiento de Madrid y atestado de Policía Nacional, se produjo en "un contexto de huída y persecución policial que finalizó a tan sólo 900 metros del lugar de su muerte.

En este contexto es "fundamental" que la Delegación del Gobierno de Madrid aporte toda la información relativa al despliegue policial del 15 de marzo en la plaza de Lavapiés, especialmente en lo referente a las actuaciones en la plaza de Nelson Mandela y las relacionadas con la agresión al vecino Arona Diakhate".

"Queremos insistir en que cualquier madrileño o madrileña sabe que desde hace más de 12 años se vienen sucediendo persecuciones y detenciones a manteros en nuestra ciudad, especialmente en los principales ejes comerciales como Callao, Sol o Atocha. De esta situación existe constancia ante la Administración, a través de las reiteradas denuncias que el colectivo mantero ha expuesto ante la Fiscalía, organismos municipales y el Defensor del Pueblo", ha sostenido.

Los ediles recuerdan que estas persecuciones callejeras provocan estampidas y enormes tensiones. "Todos y todas hemos visto en más de una ocasión que la única vía de escapada ante estas intervenciones para quienes trabajan en el top manta es la vía pública, poniendo en riesgo su integridad física", han añadido.

DERIVA "SECURITARIA QUE ALIMENTA EL MIEDO"

También solicitan que "se inicien todos los trámites necesarios para despenalizar el top manta, como ya han demandado muchas asociaciones de migrantes, organizaciones de defensa de los derechos humanos, antirracistas y el propio Sindicato de Manteros y Lateros" y que se pongan en marcha, de manera inmediata y efectiva, medidas concretas como la Tarjeta de Vecindad, la renta social municipal y todas las iniciativas sociales que se encaminen a equiparar y proteger los derechos sociales más básicos para todas las personas migradas y refugiadas en la ciudad.

"En estos momentos en los que vivimos una espiral de recorte de libertades así como una deriva securitaria que alimenta el miedo al otro generando un imaginario del migrante como potencial delincuente que les estigmatiza y culpa de la crisis europea, seamos más firmes que nunca en el rechazo de todos los dispositivos de exclusión y reclusión de la población migrante, así como en la defensa de los derechos sociales en todos los países europeos y muy especialmente en la frontera sur, donde se vulneran sistemáticamente los derechos humanos y la propia legislación europea", han recogido.