Condenan al SERMAS a pagar con 130.000 euros a una paciente que sufrió incapacidad para trabajar tras una intervención

 

Condenan al SERMAS a pagar con 130.000 euros a una paciente que sufrió incapacidad para trabajar tras una intervención

Actualizado 18/07/2013 13:25:11 CET

MADRID, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha condenado al Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) a indemnizar con 130.000 euros a una paciente de 50 años que sufrió lesiones que motivaron su incapacidad para trabajar, tras ser intervenida de una limpieza articular cuando en realidad la intervención programada inicialmente era la colocación de una prótesis de cadera.

La lesión le ha supuesto la invalidez total para el desempeño de su profesión, chófer de autobús, puesto que conlleva la imposibilidad de utilizar el pie derecho para frenar o acelerar, lo que ha derivado en la retirada de los permisos profesionales para conducir.

Así lo ha decretado la sección décima de la Sala Contencioso-Administrativo del TSJM que estima parcialmente el recurso de la afectada, tramitado por los servicios jurídicos de la Asociación 'El Defensor del Paciente', contra el rechazo a la reclamación de responsabilidad patrimonial solicitada al SERMAS.

Los hechos se remontan a finales de septiembre de 2009 cuando la paciente fue intervenida en el Hospital Puerta del Hierro de Majadahonda para el implante de una prótesis total de la cadera derecha, tras ser diagnosticada de coxartrosis y protrusión acetabular en esa zona.

No obstante, el cirujano que iba a practicar el implante (que no fue el mismo que diagnosticó la intervención) consideró una vez empezada la operación que la cadera presentaba un óptimo estado articular y declinó practicar la artroplastia optando por una limpieza articular.

No obstante, posteriormente se exploró a la paciente y se comprobó que presentaba una lesión (axonotmesis parcial moderada-severa) del nervio femoral derecho. Como consecuencia de ello, la paciente tuvo que caminar en bastón y luego se le diagnosticaron condropatías rotulianas en la rodilla izquierda tratadas con infiltraciones con ácido hialurónico.

Por ello, se le reconoció posteriormente por parte de la Comunidad de Madrid la incapacidad permanente para su oficio al presentar una minusvalía del 34 por ciento.

En este sentido, el tribunal considera acreditado, en base a los informes periciales de la recurrente, puesto que la intervención realizada finalmente implicaba la luxación de la cadera y se podría haber practicado otra tratamiento menos invasivo, es decir, con menos riesgos.

"Se sometió a la paciente a una intervención quirúrgica innoecesaria", recalca el fallo para aseverar que la colocación de prótesis era lo que venía recogido en el propio informe de la Inspección médica.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies