Condenan al SERMAS por retrasos en diagnóstico e intervención a un enfermo con cola de caballo que acabó gran invalidado

Hospital del Tajo
Comunidad de Madrid - Archivo
Publicado 01/03/2018 13:12:13CET

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Sección Décima del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha condenado al Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) al pago de una indemnización de 60.000 euros a un paciente por retrasos en el diagnóstico correcto y en la intervención que un paciente que llegó al hospital del Tajo en agosto de 2013 con una lumbalgia y que acabó con una gran incapacidad.

Se trataba de C.J.M, un paciente de 45 años de edad, en el momento de los hechos, que acudió en fecha 12 de agosto de 2013 al Hospital del Tajo por presentar dolor lumbar, siendo diagnosticado de lumbalgia dándole el alta con tratamiento. Ese mismo día, sufrió empeoramiento del dolor llamando al 112, ya que no podía mover las piernas, siendo trasladado en ambulancia en silla de ruedas, y no en camilla, desde su casa al Hospital del Tajo.

A pesar de la sintomatología con pérdida de sensibilidad en silla de montar, disminución de fuerza y dolor en miembros inferiores y dolor severo lumbar se le mantuvo en observación, no realizando una resonancia magnética hasta las 10:15 horas de la mañana del día 13 de agosto, la cual mostró que había sufrido un síndrome de cola de caballo. En ese momento decidieron los facultativos su traslado urgente al Hospital 12 de Octubre el cual se demoró tres horas desde el diagnóstico.

El resultado de dichas actuaciones ha supuesto al paciente que le hayan reconocido una incapacidad permanente en el grado de 'Gran Invalidez', habiendo sido tratado en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo.

La Sala concluye que, según la sentencia a la que ha tenido acceso Europa Press, únicamente fueron dos los factores que influyeron negativamente en la evolución del paciente. El primero, según la sentencia, trasladar al mismo en silla de ruedas y no en camilla como indica el protocolo ante la sintomatología que padecía.

Y segundo, el retraso en la realización de una resonancia urgente de columna lumbar, pues no se acordó hasta que se apreció la pérdida de control de esfínteres y debió de ordenarse tras la exploración de urgencias.

Ante lo contradictorio de los informes periciales aportados en el procedimiento, considera la Sala que es imposible determinar en qué medida influyó la demora en la intervención quirúrgica en relación a las secuelas que presenta, disminuyendo la indemnización, considerando razonable la cuantía de 60.000 euros.

"Teniendo en cuenta todo lo expuesto, la imposibilidad de determinar en qué medida incidieron las circunstancias expuestas en las secuelas que padece el recurrente y, especialmente, que la intervención quirúrgica se realizó antes de que hubieran transcurrido 24 horas desde que acudió al Servicio de Urgencias, la Sala considera razonable fijar, prudentemente, la cuantía de 60.000 euros en concepto de indemnización, con la consiguiente estimación parcial del presente recurso. Dicha cantidad se califica como deuda de valor y se estima actualizada a la fecha de la presente sentencia", señala la jueza en su fallo.

La Asociación 'El Defensor del Paciente', cuyos servicios jurídicos llevaron el caso del paciente, han manifestado su malestar con la indemnización ofrecida, ya que ellos habían solicitado 620.823 euros para el paciente, teniendo en cuenta que C.J.M. ha quedado de por vida con una incapacidad de 'Gran Inválido', es decir, "dependiente para las actividades de la vida diaria en silla de ruedas, vejiga e intestino neurógeno, disfunción eréctil, dolor neuropático en extremidades inferiores, pie equino, 65 por ciento de discapacidad e importantes daños psicológicos y morales".