La congelación del sueldo de los concejales, entre otras medidas, permite al Ayuntamiento ahorrar 50 millones

Actualizado 25/11/2009 14:47:32 CET

La prestación de servicios básicos no se recortará a pesar de la caída de gastos corrientes (1,92%) y de capital (22,5)

Se mantendrá la financiación de los gastos impropios

MADRID, 25 Nov. ( EUROPA PRESS) -

Medidas como la congelación de sueldos para concejales y altos cargos por segundo año consecutivo y otros tijeretazos en los gastos administrativos permitirán afrontar al Gobierno municipal un año 2010 con menor gasto pero sin merma en la prestación de los servicios básicos, al tiempo que la Administración ahorra en el funcionamiento diario más de 50 millones de euros.

El Ayuntamiento de Madrid se ve abocado a reducir los gastos, tanto corrientes (-1,92 por ciento) como los de capital (-22,5 por ciento), para equilibrar el presupuesto de 2010, esto, como insistió hoy el delegado de Hacienda, Juan Bravo, no supondrá una reducción en la prestación de los servicios básicos. Tampoco habrá subidas de impuestos, aseguraron.

En este sentido, el titular de Hacienda confesó que en su departamento se presentó una alternativa, o bien abordar una política fiscal que permitiera recaudar más por impuestos o, por otro lado, ajustar los gastos a nueva situación. "Hemos decidido lo segundo y por ello no se incrementarán los precios publicos, ni las tasas ni los impuestos, ni tan siquiera al IPC", expuso Bravo.

"Entendemos que en este momento toca ajustar el presupuesto de gastos a la nueva situación pero abordando un recorte que no afecte a los servicios públicos básicos pero sí a las inversiones, por lo que el presupuesto de éstas se reduce en un 22,06 por ciento", argumentó el 'popular'.

Esta situación, como añadió, se compensa "parcialmente" con el Fondo Estatal de Inversión Local aunque añadió, a renglón seguido, que en modo alguno soluciona los problemas de los ayuntamientos. La respuesta está en la demorada reforma de las haciendas locales.

Esta distribución de los gastos deriva de la naturaleza de la propia Hacienda local como esencial prestadora de servicios. En este punto, el edil expuso que a menudo se indentifica erróneamente como superfluo el gasto corriente pero es precisamente ahí donde los ayuntamientos presupuestan los servicios que requieren los ciudadanos en su dia a día.

"Más allá de los gastos de funcionamiento de la propia Administración, resulta muy difícil reducir significativamente el gasto sin perjudicar con ello la calidad de vida de los ciudadanos", reconoce el equipo de Gobierno abanderado por Alberto Ruiz-Gallardón.

CAÍDAS EN TODOS LOS CAPÍTULOS

De este modo, el presupuesto para 2010 recoge caídas en todos los capítulos relacionados con el gasto, ya sea el de Personal (con una variación del -1,14 por ciento respecto a 2009), Gastos Corrientes en Bienes y Servicios (-1,34) o Financieros (-6,38).

En lo referido al Capítulo 1, de Personal, Bravo expuso que a pesar de esa reducción del 1,14 por ciento, se contempla para el año que viene el incremento retributivo de los funcionarios del 0,3 por ciento mientras que se congelan los sueldos de concejales y altos cargos del Ayuntamiento por segundo año consecutivo. Todo ello sin abandonar los compromisos de la negociación colectiva.

"Pero para poder ajustar también el Capítulo 1 hemos abordado la amortización de los puestos de trabajo en el Ayuntamiento por un importe neto de 433 puestos", destacó el edil de Hacienda. Eso significa, como explicó posteriormente en un corrillo con periodistas, que no desaparecerá ningún puesto de trabajo sino que se trata de plazas creadas pero no ocupadas y que lo que hará ahora el Ayuntamiento será amortizarlas. Se incluye en este apartado un destacado incremento de puestos de trabajo en dos áreas, la de bibliotecas, con 151 plazas más, y la de trabajadores sociales, con 90.

En el Capítulo 2, correspondiente a Gastos Corrientes en Bienes y Servicios, donde la caída es del 1,34 por ciento, se asume un tijeretazo en los gastos administrativos. El área de Hacienda resaltó hoy que la "austeridad" que ha primado en la confección de las cuentas ha permitido reducir los gastos de funcionamiento diario de la Administración en más de 50 millones de euros, procedentes de diez partidas de gasto, una tendencia que permite mantener "todos los servicios que se prestan a los ciudadanos".

El 'popular' quiso matizar que se ajusta el presupuesto "sin perjudicar a los servicios públicos del Ayuntamiento" y todo gracias a un ajuste "serio, riguroso y real". También adelantó que se seguirán cubriendo servicios impropios por un importe de 1,187 millones de euros. Consecuentemente "no se pondrán en servicio nuevos equipamientos más alla de los que finalizaron en 2008, a la espera de que se resuelva el nuevo modelo de financiación (local)", esgrimió.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies