Luz verde para iniciar las actuaciones urbanísticas y sociales de la Cañada

Actualizado 24/04/2014 14:26:45 CET
Ignacio González y Victoria con los vecinos de la Cañada Real
Foto: CEDIDA POR LA COMUNIDAD

Madrid y Coslada han formulado alegaciones, pero no Rivas, por lo que la Comunidad entiende que está de acuerdo con el convenio marco

   MADRID, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid ha aprobado este jueves el informe del convenio marco sobre la Cañada Real Galiana para poner en marcha las actuaciones urbanísticas y sociales en la vía pecuaria, un acuerdo que se hará con la firma de Rivas-Vaciamadrid o sin ella.

   Así lo ha asegurado el consejero de Presidencia, Justicia y Portavocía del Gobierno regional, Salvador Victoria, en la rueda de prensa posterior al Consejo, en la que ha fijado para el 9 de mayo la firma de dicho convenio entre la Comunidad de Madrid, la Delegación del Gobierno y los ayuntamientos de Madrid, Coslada y Rivas.

   "Una vez que se ha acordado este texto definitivo, la firma del 9 de mayo pondrá en marcha una hoja de ruta en la que se realizará un estudio de las necesidades sociales adecuadas a la Cañada y sus vecinos y arrancará todo el procedimiento para que la Cañada, una zona que desde hace más de 50 años en auténtica legalidad, por fin tenga el reconocimiento urbanístico, infraestructuras adecuadas a los vecinos que allí viven", ha dicho Victoria, que fue la persona que inició al acuerdo cuando era consejero de Asuntos Sociales.

   El informe se elaboró en verano de 2013, dos años después de aprobarse la Ley en la Asamblea de Madrid, pero ha necesitado nueve meses más para acercar posturas entre los municipios afectados. Así, los Consistorios de la capital y Coslada han hecho alegaciones, mientras que el de Rivas ha puesto muchas objeciones y en los últimos meses no ha dado la callada por respuesta.

   El Ejecutivo autonómico entiende que si Rivas no ha formulado alegación ni sugerencia alguna al texto es porque acepta los términos dela acuerdo, una especie de silencio administrativo.

   El portavoz del Gobierno regional ha señalado que los ayuntamientos ya tienen en su poder el texto definitivo con las alegaciones. "Esperemos que estén aquí los representantes de estos ayuntamientos. El alcalde de Rivas ha hecho alguna objeción pero no ha hecho alegaciones al texto definitivo y esperemos que esté aquí el día de la firma", ha añadido.

   "Deseo que la firma de este acuerdo tan importante y en el que venimos trabajando desde hace mucho tiempo, con multitud de reuniones, también con Rivas, termine con la suma de todas las administraciones competentes en beneficio de los vecinos y de los tres ayuntamientos", ha proseguido Victoria.

   Y aunque el consejero ha insistido en varias ocasiones en que espera la presencia del primer edil ripelse, José Masa, el día de la firma, "si no fuera así, el acuerdo se va a firmar con los que estén presentes". De hecho, ha dicho que si no lo firma no paralizará el acuerdo, es decir, seguirá adelante.

    "Respetamos la decisión que adopte el alcalde pero esperamos que se suma en un acuerdo tan importante que ha llevado tantos ahora de trabajo y en el que tantos vecinos han depositado las esperanzas de varias generaciones", ha agregado.

HOJA DE RUTA

   Salvador Victoria no ha querido desgranar el calendario de la hoja de ruta, pero ha indicado que se trabajará en varios temas "en paralelo", como en seguridad, asuntos sociales y educativos, amparándose de la fijación definitiva de un censo, formado por más de 7.000 personas, que también podrán formular alegaciones. Y, lo que es más importante, de esta manera podrán ofrecer el acceso a la propiedad del suelo a través de un precio que tendrán que determinar.

   "El acuerdo es muy ambicioso. Allí viven muchas personas, que tienen su luz, agua y pagan sus impuestos municipales", ha dicho. Por eso, Victoria considera necesario una ordenación urbanística de la zona y, una vez conseguido el reconocimiento urbanístico, "permitirá una adecuada urbanización de la zona, la posibilidad de acceder a la propiedad del suelo donde ellos han levantado sus vivienda y poder inscribirlos en el registro de la propiedad".

   El portavoz regional ha manifestado que los cambios en la zona ya lo empezaron a notar los vecinos cuando se aprobó la Ley de la Cañada y "siempre han sentido que la Comunidad estaba encima de sus problemas". "La firma de un acuerdo es un paso muy importante y se va a notar de una manera inmediata. Pero no les voy a mentir, la Cañada no se va a solucionar en un año. Es una hoja de ruta en la que se van realizando esas medidas y en que haya un horizonte cercano", ha concluido.

ACUERDO SOCIAL, URBANÍSTICO Y DE SEGURIDAD

   El acuerdo marco, que incorpora el Protocolo de Seguridad firmado el  pasado año por el presidente de la Comunidad, la Delegada del Gobierno y los alcaldes de Madrid y Coslada, refleja las actuaciones que se han acordado llevar a cabo en materia social, urbanística y de vivienda en  Cañada Real, a excepción del sector VI que será objeto de otras  actuaciones por sus especiales características.

   Así, en materia social, se trabajará en los contextos educativo, laboral y sanitario, así como en el apoyo de la convivencia de los propios vecinos, a través de un Plan de Intervención Social. En cuanto al apartado urbanístico, el texto señala como objetivo esencial la consolidación del mayor número de residentes y viviendas, dónde resulte compatible el uso residencial, y de manera que resulte lo más homogénea posible conforme establece la Ley del suelo y con pleno respeto a la potestad urbanística municipal.

   Por último, y en materia de Vivienda, la prioridad que marca el  acuerdo es buscar el acceso a la propiedad del mayor número de  residentes de la Cañada Real, tal y como siempre ha manifestado la  Comunidad de Madrid. El derecho a legalizar la situación de residentes en Cañada Real, sólo lo tendrán los vecinos censados en los ayuntamientos  que cumplan los requisitos.

   Además, la entidad u órgano que proceda establecerá un mecanismo  de realojo para los vecinos cuya vivienda no cumpla las condiciones de  habitabilidad. Este mismo sistema de realojo se contempla para aquellas familias censadas que se encuentren en situación de extrema  vulnerabilidad.

   La Cañada Real Galiana ocupa 107 hectáreas y más de 14 kilómetros de  longitud que atraviesa, de norte a sur, los municipios de Madrid -distritos de Villa de Vallecas y Vicálvaro-, Coslada y Rivas-Vaciamadrid.

   Según los censos de los ayuntamientos, en la Cañada Real viven  7.725 vecinos (5.666 personas en la zona que corresponde a Madrid, 1.132 en la zona que corresponde a Rivas y 927 en el área de Coslada), lo que supone un 80 por ciento menos que las primeras estimaciones que hablaban de  40.000 habitantes cuando no existía ningún dato oficial. Asimismo, existen 2.455 construcciones, de las cuales 2.272 son viviendas y 183 son naves e industrias, algunas de gran actividad económica.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies