Cortes viarios para ver a Jesús de Medinaceli

Actualizado 29/02/2012 14:01:02 CET

Cortes viarios para ver a Jesús de Medinaceli

Por la gran afluencia de gente

Actualizado 29/02/2012 14:01:02 CET

MADRID, 29 Feb. (EUROPA PRESS) -

   La Policía Municipal de Madrid realizará cortes de tráfico en las calles Lope de Vega, San Agustín y Duque de Medinaceli desde mañana al sábado ante la cantidad de gente que se está congregando para ver al Cristo de Medinaceli en la madrileña Plaza de Jesús, según ha informado el Cuerpo Municipal en su cuenta de Twitter.

   Decenas de personas ya guardan fila para acceder al interior del templo el viernes, día grande de Jesús de Medinaceli para cumplir con la tradición de acudir el primer viernes de marzo a la basílica madrileña a venerar la imagen del Cristo.

   Los fieles esperan durante horas para proceder a besar el pie derecho de la imagen y pedir por familiares y amigos como marca la tradición, que se remonta al siglo XVII. La iglesia no cerrará hasta que todos los visitantes hayan entrado. Además, cada hora en punto se oficia una mesa y cada medias horas en la cripta, situada en la planta baja del templo.

UNA IMAGEN CENTENARIA

   La imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno pertenece a la Escuela Sevillana del taller de Juan de Mesa o alguno de sus discípulos. Fue tallada en la primera mitad del siglo XVII en Sevilla y llevada por los Capuchinos a la plaza fuerte de Mehdía o Mámora (Marruecos), para culto de los soldados españoles.

   En abril de 1681 cae prisionera de los moros, la arrastran por la calles de Mequinez, y la rescatan los Trinitarios, llegando a Madrid en el verano de 1682, donde llega con fama de milagrosa. Ese mismo año se organiza la primera procesión a la que se dice asiste el "todo Madrid", pueblo fiel, nobleza y casa real.

   Desde entonces todos los años, en la gran romería del primer viernes de marzo, asiste algún miembro de la familia real a rezar al Nazareno. Debido a diversos avatares históricos, la imagen ha recorrido varias iglesias de Madrid y en los años 1936-1939 fue trasladada a Valencia, Cataluña y Francia, para terminar en Ginebra (Suiza), participando juntamente con todo el tesoro artístico español en una gran exposición de arte en el Palacio de la Sociedad de Naciones.

   Terminada la Guerra Civil regresa a su iglesia de la plaza de Jesús, en Madrid, donde es visitada continuamente por sus fieles y seguidores.