Cubiertas vegetales cubrirán 10 edificios municipales, como Cibeles, para adaptarse a efectos del cambio climático

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

Cubiertas vegetales cubrirán 10 edificios municipales, como Cibeles, para adaptarse a efectos del cambio climático

Actualizado 08/11/2016 12:40:28 CET

MADRID, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

La delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, ha desvelado este martes algunas de las soluciones basadas en la naturaleza para hacer frente desde la ciudad a los efectos del cambio climático y lo ha hecho anunciando medidas incluidas en el programa Madrid + Natural, como la creación en una primera fase de diez cubiertas vegetales en edificios municipales, entre los que se incluye el Palacio de Cibeles, y el trabajo en el río Manzanares a su paso por el tramo urbano en un proceso de renaturalización.

   También se actuará en la rehabilitación del espacio público en el itinerario del Manzanares a Pradolongo, en Usera.  Madrid + Natural es la estrategia que pretende impulsar una infraestructura verde urbana que ofrezca beneficios a la ciudad. Lo hace en tres escalas, edificio, barrio y ciudad. Este programa de renaturalización urbana se inspira en ejemplos cercanos como el de París o Londres.

   Dentro del ámbito edificio se crearán cubiertas vegetales sostenibles en diez edificios municipales: las bibliotecas Eugenio Trías, Ana María Matute, Ángel González, José Hierro y San Fermín, además de en los centros de mayores San Vicente Paul, Matapozuelos y barrio de la Estrella. También llegarán al centro de innovación La N@ve y al Palacio de Cibeles.

   Mediante la colaboración de distintas áreas de gobierno, las cubiertas cuentan con un presupuesto de 500.000 euros en tres años. En este momento se encuentra en proceso de elaboración de los pliegos administrativos.

   Entre las ventajas de las cubiertas verdes se encuentra que mejoran el comportamiento energético del edificio, además de regular el caudal de lluvias en caso de precipitaciones intensas, el aumento de superficies de espacios vegetales de la ciudad, la mejora de la calidad del aire por retención de partículas, reducen la contaminación acústica y ayudan a mitigar la isla de calor urbana, que es la diferencia térmica entre las zonas urbanas y las no urbanas.

NOCHES TROPICALES O "INFERNALES"

   En este sentido, el catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid Felipe Gracia ha asegurado desde el Centro de Evaluación Ambiental del Retiro que "no se puede enfriar Madrid por las noches" en verano pero sí "evitar ya no esas noches tropicales (las que la temperatura mínima está por encima de los 20 grados) sino infernales".

   En cuanto a los barrios, el Ayuntamiento ya tiene preparadas las obras para ensanchar las aceras de Chueca, además de instalar bancos y papeleras con el fin de reducir el tránsito de coches y para llegar a crear un microclima más agradable. En este ámbito se incluye la rehabilitación del espacio público en el itinerario del río Manzanares a Pradolongo, que se ejecutará en las plazas de Julián Marías y de las Tizas.

   Se busca con esta acción mejorar las condiciones microclimáticas con un incremento de la vegetación y del espacio para el peatón. También se crearán itinerarios que conecten las plazas entre sí y las hagan más accesibles. En este momento se trabaja en el anteproyecto general y en breve se iniciará la redacción del proyecto de ejecución. El presupuesto, que incluye estudios, diseño y monitorización, asciende a 30.000 euros.

   En el ámbito ciudad se proyecta la renaturalización del Manzanares a su paso por la ciudad para aumentar la biodiversidad urbana, crear un corredor verde y permitir la conexión natural del río con los espacios naturales del norte y sur de Madrid.

   Ya se ha redactado el proyecto de renaturalización del primer tramo, entre el Puente de los Franceses hasta el de la Reina Victoria tras la apertura de las presas 4, 5, 6, 7, 8 y 9, con lo que se ha conseguido recuperar el Manzanares de forma independiente. Su presupuesto asciende a 1,2 millones de euros en 2017 y supondrá la eliminación de parte de la escollera superior, la revegetación del talud y de su plataforma superior con especies de la ribera del ríoi y eliminando especies vegetales que no sean autóctonas.

VULNERABILIDAD DE MADRID ANTE CAMBIO CLIMÁTICO

   Desde el área han explicado que para conocer la vulnerabilidad de Madrid frente a los posibles efectos del cambio climático se llevó a cabo un estudio en julio de 2015, en el que se identificaron cuatro amenazas para la ciudad: incremento de olas de calor, reducción y cambio de los patrones de precipitaciones, el aumento de los episodios climáticos extremos y la degradación de los ecosistemas naturales. Y es que, como detalla el estudio, el pronóstico para Madrid pasa por un incremento de las olas de calor, tanto en su duración como en su intensidad.

   El Ayuntamiento ya ha puesto en marcha algunas iniciativas que contribuyen a la preparación de la ciudad ante los riesgos de los efectos del cambio climático, como el sistema integral de saneamiento urbano, la red de riego de agua regenerada, la red de huertos urbanos o los protocolos de información en los casos de ola de calor.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies