'Da Vinci. El Genio' ofrece el lado más desconocido del artista italiano y su afán por descubrir la naturaleza

Da Vinci
CENTRO EXPOSICIONES ARTE CANAL
Actualizado 02/12/2011 6:50:44 CET

La muestra ofrece inventos, dibujos, escritos y obras traídas de casi una treintena de instituciones

MADRID, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

'Da Vinci. El Genio' es la última muestra que acoge el Centro de Exposiciones Arte Canal y que permitirá desde este viernes a los visitantes descubrir el lado más desconocido del artista italiano del Renacimiento y su afán por buscar la naturaleza, a través de maquetas de sus inventos, dibujos, manuscritos y otras obras.

Una réplica de la estatua del caballo de bronce de siete metros que el duque de Milán encargó a Leonardo Da Vinci en honor a su padre, Francesco Sforza, da la bienvenida a los visitantes, que, en el interior de la exposición podrán conocer el fondo de esta historia frustrada por la invasión de los franceses.

Y es que, después de varios años de trabajo, el artista creó una estatua de un caballo en arcilla tres veces mayor que su tamaño real y con siete metros de altura, que finalmente no pudo fundirse porque los franceses invadieron Italia y todo el bronce que estaba destinado para este fin se utilizó para hacer cañones.

Ya en el interior, lo primero que se proyecta es una película en tres dimensiones que bajo el título 'Leonardo Da Vinci. La mirada del genio', se propone viajar a la mente del artista y aproximar a su forma de entender el mundo por medio de sus fuentes de inspiración en la naturaleza, con la sensación de estar recordando los escenarios principales de su vida.

En la primera sala se encuentran las más de 60 reproducciones de sus máquinas, muchas de ellas manipulables por el público, para ilustrar las áreas en las que trabajaba: el vuelo, la ingeniería militar y civil, los principios físicos y mecánicos, la planificación de ciudades y las máquinas relacionadas con el agua.

Así, una de las maquetas más llamativas es la de la ciudad ideal que, como arquitecto, planteó para mejorar las viejas e insalubres ciudades medievales. La diseño con múltiples niveles, donde la nobleza estaba en el escalón más alto, con calles anchas dispuestas en cuadrículas y canales de navegación. Además, se adelantó al modernismo construyendo los edificios con las escaleras en el exterior para ahorrar espacio.

También es desconocida su faceta en el mundo de las armas y las fortificaciones. Diseñó, entre otras cosas, una especie de ametralladora de ballestas, con cañones dispuestos en forma de abanico y con ruedas para que los soldados la pudieran mover con facilidad, así como un antecedente de lo que sería una bomba de racimo o los proyectiles ojivales.

Las réplicas de los artefactos están construidas por artesanos italianos dirigidos por Modesto Veccia, un experto afincado en Florencia, que dedicó más de una década al estudio e investigación de los códices de Da Vinci. Algunas se han realizado a pequeña escala; otras a su tamaño real; y otras sobredimensionadas para incrementar el impacto en el visitante.

LOS 25 SECRETOS DE LA GIOCONDA

Asimismo, se ha dedicado un espacio especial al que se considera uno de los retratos más famosos del mundo, La Gioconda (Monna Lisa), basado en el estudio fotográfico que el ingeniero francés Pascal Cotte, inventor de la primera cámara multiespectral, realizó de la obra. Fotografías de increíble definición y detalle que permiten apreciar rangos ópticos que el ojo humano no puede ver en condiciones normales.

Gracias a los rayos infrarrojos, se puede descubrir que uno de los dedos no está terminado, que la mancha que tiene en el ojo la Gioconda se debe al barniz y no a que estuviera enferma o tuviera el colesterol alto; o que en su día si que pudo tener pestañas, pero que se pudieron borrar con el paso del tiempo o por la mezcla de pinturas.

La segunda parte de la exposición está dedicada al Leonardo más íntimo, en la que se ha recreado el Studiolo del artista italiano, un espacio destinado al trabajo y a albergar la biblioteca donde se exponen documentos originales, así como reproducciones de sus escritos que, en la mayor parte de los casos, jamás han sido vistos hasta ahora en España.

Este sector se completa con la exhibición de 40 piezas de excepcional valor (manuscritos, incunables, y post-incunables procedentes de prestigiosas instituciones, como la Biblioteca Nazionale Centrale de Florencia o Biblioteca Nacional de España, entre otras.

Respecto al tercer y último espacio, que está dedicado a la pintura, se exponen cuadros de sus discípulos españoles e italianos, con la representación del Renacimiento español en manos de Fernando Llanos y Fernando Yáñez, conocidos por los Hernandos. Precisamente, sobre este último pintor, el Canal de Isabel II ha participado, por primera vez, en la restauración de dos cuadros de la Catedral de Cuenca Piedad y Adoración de los Magos, ambos en la muestra.

Además, en este apartado dedicado a los discípulos italianos, la obra original más importante es la de Giampietrino que realizó la copia de 'La Última Cena', que se podrá ver por primera vez en España procedente de la Royal Academy of Arts de Londres, a partir del mes de febrero, una vez haya finalizado la exposición que está celebrándose en estos momentos en la National Gallery de Londres.

Estos dos ámbitos se han realizado gracias a la colaboración de 29 prestigiosos museos e instituciones nacionales e internaciones que han cedido obras, algunas de ellas nunca vistas antes en España. Entre ellos destacan el Museo del Prado, la Galería Borghese, la Galería de la Academia de Venecia, la Pinacoteca Ambrosiana de Milán, la Royal Academy of Arts o la Biblioteca Nacional.

El RINCÓN GASTRONÓMICO

Canal de Isabel II ha introducido otra novedad en la nueva exposición: los que acudan a visitar la muestra podrán degustar platos diseñados por el cocinero Sergi Arola galardonado con dos estrellas Michelin e inspirados en el Renacimiento italiano. Y es que un detalle poco conocido es la pasión de Leonardo por la gastronomía.

Basta asomarse a un libro como sus 'Notas de cocina', para comprender el alcance innovador de un visionario que anticipó el futuro. Desde la invención de una máquina para cortar espagueti, la elaboración de recetas similares a la actual nouvelle cuisine o su asociación empresarial con Botticelli para abrir un establecimiento concebido de forma no muy alejada a lo que es un restaurante moderno.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha sido la encargada de inaugurar la muestra, que rinde tributo "a uno de los más grandes genios de la historia de la Humanidad, una figura inabarcable", y ha destacado los cinco dibujos de Da Vinci, cedidos por la Galería de la Academia de Venecia y por la Pinacoteca Ambrosiana de Milán.

Entre ellos se encuentra un estudio de la 'Batalla de Anghiari', un dibujo singular que acerca a la pintura mural perdida del mismo nombre y que podría haber albergado alguna de las paredes del Palacio Vecchio de Florencia.

La comisaria de la exposición, Elisa Ruiz, ha destacado que se ha podido reconstruir su biblioteca gracias a un inventario que el propio Da Vinci realizó en 1504 antes de una expedición y ha hablado del artista como "hombre lúcido" que abre "las puertas a la modernidad" con su "espléndida personalidad".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies