El Defensor del Pueblo pide que el menú a los solicitantes de asilo que llegan a Barajas no incluya cerdo

Aeropuerto de Barajas
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 29/03/2018 14:24:54CET

MADRID, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Defensor del Pueblo ha solicitado al Ministerio del Interior que adapte la alimentación que brinda a los solicitantes de asilo que
son trasladados a dependencias específicas en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas y no se incluya carne de cerdo ni derivados para adaptarse a las creencias religiosas de determinadas personas.

Así lo plantea la institución en su informe sobre la actividad que ha emprendido durante el año pasado y en referencia a la situación que se vivió en agosto del año pasado, cuando decenas de saharauis llegaron al aeropuerto madrileño solicitando asilo en agosto.

Al respecto, detalla que la Comisaría General de Extranjería y Fronteras explicó respecto a este caso que en el puesto fronterizo para la labor de control documental la dotación habitual de agentes no tenía capacidad para "hacer frente a la entrada irregular de 187 personas".

Además, expone que hubo "falta de información y previsión del intento de entrada" motivó que "no se adoptaran medidas con carácter previo y el cierre de las puertas de acceso del puesto fronterizo no logró contener la entrada de los inmigrantes".

"Se ha comunicado que normalmente cuentan con la información y colaboración de los servicios policiales marroquíes pero que en este caso no se produjo por causas desconocidas", recoge el informe.

Por tanto, el Defensor del Pueblo dio traslado a la administración de la necesidad de mejorar la coordinación policial entre puestos fronterizos, como "necesidad prioritaria" de orden público para el control de la frontera.

También explica que el 2 de agosto del año pasado varios técnicos de la institución visitaron las dependencias habilitadas para solicitantes de asilo del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

Esta visita se realizó en la doble condición que ostenta el Defensor del Pueblo como alto comisionado de las Cortes Generales y Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura.

Por este motivo, las condiciones de privación de libertad serán analizadas con detalle en el informe anual del citado mecanismo correspondiente al año 2017.

Tras dicha visita, se formularon dos sugerencias a la Subsecretaría del Ministerio del Interior, a la Comisaría General de Extranjería y Fronteras y a la Secretaría General de Inmigración y Emigración.

Una de ellas estaba orientada a que se proporcionara alimentación adecuada a las personas que se encontraban privadas de libertad en la sala de asilo del aeropuerto y se asegurara la introducción de fruta, verdura fresca y productos lácteos en el menú que se les ofrece.

La segunda se centraba en la habilitación de la zona de juegos del exterior de las dependencias y se aumentara el personal destinado a la asistencia social, de forma que se pudiera utilizar por los menores de edad.

"La comida que se facilitaba a las personas que se encuentran en la sala de asilo era la misma que la Policía Nacional facilita a los detenidos. Sin embargo, la duración y las diferentes características de la privación de libertad de las personas que se encuentran en esas dependencias hace necesario que se facilite una alimentación adaptada a sus circunstancias", subraya el Defensor del Pueblo.

Por este motivo, recuerda que en el puesto fronterizo permanecen menores de edad, mujeres embarazadas y personas con ratamientos médicos.

SIN SERVICIOS PARA LOS MENORES

También se "comprobó que las instalaciones no cuentan con los servicios mínimos para la atención específica que requieren los menores de edad". La zona de juegos situada en el exterior "continuaba fuera de uso", pese a que esta institución ya había solicitado su acondicionamiento, tras la visita realizada al puesto fronterizo el pasado año 2016.

También se comunicó que debido al aumento de solicitantes de asilo, se estaba utilizando la sala de inadmitidos para alojar a todos los solicitantes de protección internacional y se está realizando un estudio conjuntamente con Aena para una reforma global de las instalaciones.

Tras explicar que la sugerencia de alimentación fue aceptada, en otra visita al puesto fronterizo de Madrid-Barajas el 31 de agosto del año en curso, se constató que el menú que se ofrece a las personas privadas de libertad incluía en ocasiones carne de cerdo, por lo que es rechazado por algunas personas en función de sus creencias religiosas.

Por dicha causa, se amplió la sugerencia formulada y se solicitó
que no se incluyera en los menús la carne de cerdo ni sus derivados.

Contador