Desarticulada la banda de 'cartas nigerianas' más activa y con mejor infraestructura de España

Operación contra las cartas nigerianas
DELEGACIÓN DE GOBIERNO
Actualizado 19/12/2016 15:29:01 CET

Los arrestados engañaron a sus víctimas elaboradas historias particularizadas a partir de informaciones obtenidas en redes sociales

MADRID, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Nacional han detenido a 31 personas como presuntas responsables de millonarias estafas cometidas bajo la modalidad de las 'cartas nigerianas', miembros de la organización criminal más activa y con mejor infraestructura detectada en España para este tipo de delito.

Hasta el momento se han identificado 34 víctimas de 17 nacionalidades diferentes y cuatro continentes, y se tiene constancia de más de cinco millones de euros de fraude, han informado en rueda el jefe de Sección de Fraudes Financieros de la UDEF, José Rodríguez; el jefe superior de la Policía de Madrid, Alfonso José Fernández Díez; y la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa.

La investigación comenzó gracias a la cooperación internacional de las policías europeas, concretamente por una denuncia remitida a la Policía Nacional a través de Europol, en la que un ciudadano de origen alemán denunciaba haber sido víctima de una estafa.

Unos individuos, haciéndose pasar por un militar norteamericano, habían conseguido engañarlo para que realizara una serie de pagos en concepto de tasas e impuestos del Estado español, con la finalidad de ayudar a dicho militar a sacar de Afganistán una gran cantidad de dinero que tenía acumulada y que quería cambiar a euros.

ESTUDIO DE LA VÍCTIMA A TRAVÉS DE LA INGENIERÍA SOCIAL

Las investigaciones iniciadas por los agentes españoles descubrieron una evolución significativa en la forma de actuar de esta organización, respecto a otras similares desmanteladas con anterioridad. A diferencia de aquellas --que realizaban envíos postales o de correo electrónico masivos--, los investigados en esta ocasión conseguían datos de las posibles víctimas a través de comprar listados en foros clandestinos y a través de ingeniería social, buscando en redes sociales de Internet patrones o características comunes.

Posteriormente, una vez contactados, y viendo que habían obtenido respuesta, los miembros de la organización asentados en Nigeria se ponían en contacto con los cabecillas de la misma establecidos en España y les pasaban los datos de la víctima, para que ya continuaran ellos con todo el engaño y la escenificación.

La utilización de información previa obtenida de los posibles estafados les permitía darle un tratamiento distinto a cada víctima, adaptaban el 'cuento' que utilizaban para engañarlas a su repertorio, que incluía premios en la lotería española de los que habían resultado ser beneficiarios, cuantiosas herencias, negocios rentables o cualquier otra operación que supuestamente le reportaría a los perjudicados millonarios beneficios.

Una vez la víctima era contactada por los miembros de la organización en España, éstos comenzaban a solicitarle que realizara diversos pagos en conceptos varios, como tasas aduaneras, pago de minutas de abogados y notarios o impuestos. Cuando ya tenían a la víctima enganchada por haber realizado varios de estos abonos, le proponían viajar a España para ver su dinero en persona.

De este modo, han explicado los responsables policiales, reforzaban el convencimiento de su participación en un negocio rentable, por el que merecía la pena pagar las importantes cantidades en concepto de adelanto que estaban pagando. La media que obtenían por cada víctima se situaba entre los 50.000 y los 100.000 euros.

Cuando la víctima estaba en España, a su llegada a Madrid era recogida en el aeropuerto por varios miembros de la organización que, sin dilación, la acompañaban hasta algún centro de negocios o alguna oficina de las que tienen alquiladas. Una vez allí, escenificaban una firma de documentos para darle más oficialidad a sus actos.

Durante esa pantomima, también le hacía pagar una cantidad de dinero en concepto de garantía para poder proceder a ver las cajas con el efectivo, y una vez entregado, le acompañaban hasta el lugar donde se encontraban las cajas con dinero, llegando incluso a permitirle tocar algún billete para comprobar su autenticidad, siempre auténticos que previamente habían colocado los estafadores.

Finalmente, realizado todo el proceso, las víctimas eran acompañadas hasta el hotel en el que se alojaban, donde las dejaban a la espera del vuelo de regreso a sus países. La premura con la que realizaban toda la escenificación de las estafas no era casual. Lo hacían así porque los engañados, todos extranjeros, normalmente llegaban cansados de los vuelos y no prestaban la misma atención.

DETENCIÓN DE LAS 'MULAS'

La operación se ha culminado con 31 detenciones, realizadas en dos fases. En la primera de ellas arrestaron a las denominadas 'mulas', personas encargadas de la recepción de los envíos de dinero que realizaban las víctimas para, inmediatamente después, realizar retiradas del efectivo y entregárselo a los cabecillas.

En la segunda fase, se consiguió la detención de los líderes de la organización que actuaban desde nuestro país, así como a la desarticulación de toda su infraestructura con la práctica de 16 registros (10 domicilios, 5 trasteros y un locutorio), 15 llevados a cabo en la Comunidad de Madrid y uno en Vilanova i la Geltrú, en los que se han intervenido ocho cofres repletos de billetes simulados, 1.500 cartas preparadas para ser enviadas, gran cantidad de documentación, material informático, dinero y recortes de papeles negros utilizados en para otra modalidad de estafa conocida como "wash wash" o lavado de dinero.

ESTAFARON 1,7 MILLONES A EJECUTIVO ESTADOUNIDENSE

Uno de los mayores perjudicados es un ejecutivo estadounidense que invirtió 1,7 millones de dólares para ayudar a la hija de un supuesto conmilitón vietnamita, poseedor de una enorme fortuna, al que abandonó la suerte y acabó en prisión. En este caso, lo que comenzó con la petición de dinero para resolver unos sencillos trámites para sacarle de prisión a cambio de la mitad de su fortuna, se fue complicando con problemas que requerían nuevas aportaciones de la víctima.

Además del ciudadano norteamericano se ha identificado a víctimas de Japón, Estados Unidos, Eslovenia, Rusia, Polonia, Libia, Gran Bretaña, Canadá, Italia, Suecia, Francia, Suiza, Arabia Saudí, Alemania, Turquía, Brasil y China, en su mayoría personas de un nivel económico.

La investigación ha sido desarrollada por agentes de la UDEF Central de la Comisaría General de Policía Judicial y de la UDYCO de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid.