Desarticulo un grupo colombiano especializado en robar viviendas de ciudadanos chinos

Desarticulado una banda que robaba a chinos
EUROPA PRESS
Publicado 28/02/2018 12:45:10CET

MADRID, 28 Feb. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Guardia Civil pertenecientes a la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Madrid, en el marco de la operación 'Hábitat Cauca', han desmantelado una célula integrada por siete personas que perpetró diez robos en casas de ciudadanos chinos asentados en diferentes localidades de la Comunidad de Madrid.

Según ha informado esta mañana en la Comandancia de Madrid la delegada del Gobierno, Concepción Dancausa, y el comandante jefe de la Policía Judicial e Información, Julio César Martín, ha señalado que la investigación se inició el pasado mes de diciembre de 2017, a raíz de la identificación de varios miembros del grupo en un dispositivo rutinario en Pinto, cuando viajaban en un vehículo portando herramientas que se suelen utilizar con fines de cerrajería.

Tras realizar las primeras gestiones los agentes constataron que este grupo de personas pudiera tener relación con hechos delictivos relacionados con robos en viviendas, originándose así la operación 'Hábitat Cauca', desarrollada por parte del Grupo de Delincuencia Organizada, especializado en robos con fuerza en domicilio. Se calcula que podían haber robado entre 90.000 y 100.000 euros en metálico y objetos materiales.

MODUS OPERANDI

Los componentes, de nacionalidad colombiana, seleccionaban viviendas de ciudadanos de origen chino que ejercían actividades empresariales, a los que sometían a estrechas y continuas vigilancias para determinar sus rutinas y horarios, para lo que empleaban dispositivos de seguimiento y vigilancia. Finalmente, una vez determinado el momento óptimo, perpetraban los robos en domicilios aprovechando la ausencia de moradores en su interior.

El grupo estaba formado por siete personas, de las cuales tres de ellos eran los encargados de acceder al domicilio y perpetrar el robo, y que se caracterizaban por su dominio y habilidades en la apertura de cerraduras. El resto de componentes del grupo permanecían en las inmediaciones del domicilio realizando funciones de conductores y vigilancia, tanto en vehículo como a pie, para evitar la acción policial y garantizar una posible huida.

Los ladrones utilizaban balizas, que implantaban en los coches de las víctimas, para controlar sus movimientos. También realizaban vigilancia estática en la zona y en comercios para pasar desapercibidos. Colocaban cámaras de dos tipos (grabadora de imágenes y otra más sofisticada), que introducían en portales, lugares cotidianos o coches que aparcaban en la zona.

Para acceder al interior forzaban las cerraduras de las puertas utilizando la técnica del 'resbalón' y en el caso de que la puerta estuviera cerrada con llave, no dudaban en fracturar el bombín para conseguir entrar, ha explicado el comandante.

Una vez en el interior de los domicilios, donde permanecían escasos minutos, procedían a hacerse con todo tipo de efectos de valor, principalmente piezas de joyería, material de electrónica, dinero en efectivo y documentación personal, abandonando rápidamente el lugar.

Hasta la fecha a los detenidos se les imputa la autoría de un total de 10 robos en viviendas situadas en Arroyomolinos, Ciempozuelos, Griñón, Las Rozas, Madrid, Majadahonda, Pinto, Torrejón de la Calzada, y Valdemoro durante los últimos dos meses, no descartándose que hubieran participado en algún hecho delictivo más que no haya sido denunciado.

Tras la autorización judicial, los agentes procedieron a la entrada y registro en los tres domicilios donde residían, ubicados en Madrid, donde fueron detenidos y los agentes encontraron multitud de efectos relacionados con los ilícitos, como un revólver, bridas, cinta adhesiva y pasamontañas, gran cantidad de piezas de joyería: collares, pulseras, anillos, pendientes y relojes, 3.000 euros y 2.000 yuanes, en efectivo, dispositivos de seguimiento con cargadores y baterías, cámaras encubiertas de vigilancia, equipos de transmisiones herramientas de cerrajería, destinadas a la apertura de cerraduras y copia de llaves, material electrónico.

Han sido detenidos seis hombres, y una mujer se encuentra como investigada, todos ellos de origen colombiano, con edades comprendidas entre los 22 y los 42 años de edad, vecinos de Madrid y que constituían un clan con lazos familiares y desplazados a España a mediados del 2017, excepto el líder de la organización que se encuentra asentado en España desde 2007, y que tiene antecedentes y siete detenciones por delitos relacionados contra el patrimonio con hasta tres identidades diferentes.

La Guardia Civil les imputan delitos de pertenencia a organización criminal y robo con fuerza en domicilio habitados. Tras ser puestos a disposición de la autoridad judicial competente se decretó prisión sin fianza para todos ellos, excepto para la mujer, cuya pareja se encuentra entre los detenidos, que se encontraba en estado avanzado de gestación. Los detenidos no tienen relación con el robo mortal del ciudadano chino en verano o el violento robo de Torrejón de la Calzada de semanas después.