Los desplazamientos en trasporte público en el interior de la M-30 aumenta pero se reducen los del centro a la periferia

Actualizado 24/02/2009 17:05:28 CET

MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El número de desplazamientos realizados por los residentes madrileños en transporte público en el interior de la M-30 subió en los últimos cuatro años del 74 al 78 por ciento, mientras que los viajes entre la almendra central y la periferia de la capital bajó en el mismo periodo del 71 al 67 por ciento.

Así lo apuntó hoy el concejal de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Pedro Calvo, que presentó el primer Informe del Estado de la Movilidad de la Ciudad de Madrid, elaborado a partir de 60 indicadores de seguimiento con el objetivo de conseguir una movilidad menos contaminante, más eficiente, más accesible y más segura Madrid.

Asimismo, apuntó que todavía es "insuficiente" el número de viajes que se realizan en modalidad pública entre los distritos de la periferia de Madrid, a pesar de subir del 49 al 51 por ciento entre 2004-2008. Para mejorar esta situación, recordó que en los próximos años se pondrán en marcha más líneas transversales y apostó por la creación de otra línea circular del suburbano, llamada 'línea 6 bis' o la M-40 del Metro, que mejore también este tipo de movimientos.

Así, de media, el informe destaca que el uso del transporte público en los desplazamientos de los residentes en el interior de la ciudad ha subido tres puntos, desde el 43 por ciento registrado en 2004 hasta el 46 en 2008, porcentaje en el que se reduce el uso del vehículo privado. El uso de la bicicleta y el de los desplazamientos a pie se han mantenido constantes en el 29 por ciento.

PROMOCIÓN DEL TRANSPORTE PÚBLICO

El estudio refleja que entre el 2006 y el 2007 la oferta del transporte público ha aumentado un 8,4 por ciento como consecuencia del importante incremento de la red de Metro, manteniéndose estable la oferta de autobuses de la Empresa Municipal (EMT), Cercanías de Renfe y reduciéndose levemente el servicio interurbano.

Como consecuencia de ellos, el número de viajeros que utilizan el transporte público ha aumentado un 11 por ciento entre ambos años, al pasar de 1,552 millones a 1,563 millones de pasajeros. De hecho, aumentó el uso del Metro mientras que el del autobús urbano se redujo un 1,9 por ciento. Calvo precisó que se debe a que la EMT había absorbido en años precedentes muchos de los usuarios que no pudieron coger el suburbano por la ampliación."El autobús creció anormalmente. Ahora, en algunos puntos, les viene mejor coger el Metro, como en Villaverde, porque, en ocasiones es más rápido. Lo importante es que no vuelvan a coger el coche y eso se está consiguiendo".

Además, según el informe, los usuarios aprueban la calidad de los transportes públicos. Así, destacan la extensión de la red, la interconexión, la limpieza y rapidez y el horario, y dan peor nota al precio y la frecuencia de paso. No obstante, dan más importancia a la puntualidad por encima de cualquier otro indicador.

SE MANTIENE EL USO DEL COCHE

Por otro lado, Calvo detalló que el número de desplazamientos totales en coche se redujo un 0,27 por ciento. "No hay que ridiculizar este dato, ya que hemos consolidado la caída del 4,4 por ciento del año pasado", dijo. En concreto, el tráfico en el primer cinturón de la ciudad cayó un 8,3 por ciento, mientras que en el segundo se redujo un 3 por ciento en los últimos años. El descenso también fue significativo, hasta un 4,5 por ciento, en la M-30. En cambio, los desplazamientos en esta vía de circunvalación y la M-40 ascendió un 6 por ciento.

El delegado achacó este incremento a la 'descentralización' de muchas empresas, que cada vez más se instalan en el exterior de la capital o en ciudades colindantes, y también por el 'efecto frontera' del Servicio de Estacionamiento Regulado y por los viales inaugurados en 2007, como el de la Avenida de Portugal.

El informe constata también que el coche tiene todavía muchos adeptos. De 2006 a 2007 el tráfico de acceso a la urbe disminuyó un 1,2 por ciento, alcanzando el 3 por ciento en las vías de acceso al interior de la M-30. En cifras totales, 1,247 millones de coches entraron de media en la capital en 2006, frente a los 1,232 en 2007. Este dato, aunque positivo, evidencia, según Calvo, que hay que reforzar aún más las medidas de promoción del transporte colectivo y de regulación del uso del coche. Además, el informe constata que el 77 por ciento de esos vehículos circulan sólo con el conductor.

INDISCIPLINA, SEGURIDAD VIAL Y MEDIO AMBIENTE

Por otro lado, el concejal de Movilidad destacó que el estacionamiento ilegal en doble fila, tanto de particulares como en las operaciones de carga y descarga, se redujo un 70 por ciento en el interior de la M-30 de 2006 a 2008 por la extensión del SER, el aumento de la vigilancia de Tráfico, la creación del Cuerpo de los agentes de Movilidad, la creación de las Áreas de Prioridad Residencial, la mejora del servicio de las grúas municipales y "una mayor exigencia, con mayor imposición de multas", dijo Calvo.

El empleo de combustibles limpios es otro de los indicadores evaluados para avanzar la sostenibilidad ambiental de la movilidad en Madrid. Actualmente, el 60 por ciento de la flota de la EMT ya utiliza tecnologías y combustibles limpios como gas natural, bioetanol, biodiesel, así como vehículos híbridos y eléctricos. Igualmente, el Ayuntamiento también ha constatado la tendencia a una progresiva utilización de combustibles y tecnologías más limpias en el sector del taxi. De hecho, el 18,2 por ciento de los taxis renovados en 2008 usan tecnología híbrida o combustible GLP.

Desde la puesta en marcha del Plan de Seguridad Vial 2007-2011 el Gobierno municipal ha observado una importante disminución del número de atropellos, concretamente un 10 por ciento menos entre 2006 y 2008. Las víctimas mortales se redujeron de 104 en 2000, y a 41 en 2008. Esta cifra cumple con el objetivo exigido por la Unión Europea de reducción a la mitad el número de muertos de 2000 a 2010.

Según el informe, el número de atropellos se ha reducido de 1.789 en 2006 a 1.611 en 2.008. Las víctimas graves han pasado de ser 1.055 en 2006 a 984 el año pasado. No obstante, Calvo señaló que estos número hay que consolidarlos, ya que en 2007 hubo un repunte, ya que se registraron siete víctimas más que el año precedente.

RETOS PARA EL FUTURO

Los retos del futuro, añadió el delegado de Seguridad y Movilidad, pasan por consolidar los progresos obtenidos en el centro de la ciudad y extenderlos a los distritos exteriores de la M-30 en el menor tiempo posible. Así, Calvo apostó por impulsar la mayor ocupación de los vehículos privados y por mejorar significativamente la oferta peatonal y propiciar la movilidad ciclista, de acuerdo al Plan Director de Movilidad Ciclista, "ya que estas iniciativas redundarán en una reducción de los niveles de contaminación".

El edil señaló que se han pasado de 100 a 160 los kilómetros de carriles ciclistas, lo que supone un aumento del 50 por ciento en los dos últimos años, y lo achacó a la conclusión del anillo verde y a la construcción de 10 kilómetros de carriles para bicicletas en el ámbito urbano. "Esperamos que para 2009 se puedan acometer obras del Plan Director financiadas por el Fondo estatal y que de otra forma se hubieran retrasado", dijo.

No obstante, el delegado tildó de "residual" la utilización de la bicicleta en la capital, ya que sólo representa el 0,14 por ciento de los vehículos que circulan por la misma. Por eso, apostó por crear las nuevas infraestructuras, aparcamientos ciclistas y sistemas de alquiler de bici pública para llegar a ratios como los de Barcelona y Sevilla, donde este medio de transporte representa el 3 por ciento del total. Asimismo, manifestó que se debe ir mejorando la calidad peatonal en todo Madrid y no sólo en los distritos de la almendra central, donde se han implementado sistemas de prioridad residencial.