Detenidos 26 integrantes de una red dedicada al tráfico de drogas en Madrid, Alicante y Murcia

Actualizado 11/06/2011 13:51:18 CET

MADRID, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil ha desmantelando en Alicante, Murcia y Madrid una organización de 26 personas dedicada al tráfico de drogas, tras ser incautados 10,8 kilos de cocaína y ser desmantelados dos laboratorios para el corte y adulteración del estupefaciente.

Además de la cocaína, la Guardia Civil ha intervenido ocho kilos de productos químicos para la adulteración de la droga, 157.000 euros en efectivo, siete vehículos y diverso material de comunicación.

Las investigaciones se iniciaron en septiembre de 2010, cuando la Guardia Civil detectó un aumento considerable en la distribución de cocaína en zonas de ocio de la Vega Baja alicantina y Murcia.

Las primeras gestiones pusieron al Equipo Contra el Crimen Organizado (ECO) de la Unidad Central Operativa de la Guardias Civil con sede en Alicante tras la pista de una pareja de nacionalidad colombiana residente en la localidad de Los Montesinos (Alicante).

Tras la investigación, este grupo averiguó que ambos eran los cabecillas de la organización, así como que su campo de actuación para el suministro de la droga eran las provincias de Alicante y Murcia.

MODUS OPERANDI

La cocaína, adquirida por el grupo en un laboratorio de corte y adulteración del barrio madrileño de Usera, era trasladada a otro laboratorio que poseían en la localidad de Redovan (Alicante), donde nuevamente se adulteraba, multiplicando de esta manera la cantidad adquirida y confiriendo al producto final unos efectos aún mucho más nocivos para la salud.

El traslado de la mercancía desde Madrid a Alicante y Murcia se llevaba a cabo en vehículos que la organización tenía preparados con dobles fondos (caletas) practicados artesanalmente en los salpicaderos de los coches.

A mediados del mes de abril los investigadores detectaron cómo uno de los correos utilizados por el grupo para el transporte de la droga se había desplazado a Madrid con la intención de adquirir estupefaciente. Establecido el correspondiente dispositivo policial, fue detectado el correo en la localidad murciana de Cabezo de Torres.

En la inspección realizada en el vehículo en el que viajaba el correo fue localizado un doble fondo en el salpicadero, conocido en el argot de los narcotraficantes como 'caleta', en cuyo interior se encontraban 1.000 gramos de cocaína y 34.000 euros en efectivo.

Esta intervención precipitó la explotación de la operación, deteniéndose a otros 18 miembros de la organización y practicándose 13 registros domiciliarios en diferentes localidades alicantinas. En concreto, en Redovan había un importante laboratorio artesanal para el corte y adulteración del estupefaciente, hallándose en el mismo diverso material de laboratorio propio para este tipo de manipulaciones.

LABORATORIO ARTESANAL

Paralelamente, en Colombia se detuvo a otro integrante de la red que, días antes, había estado en Alicante y sobre el que había sido expedida una orden internacional de detención.

Durante la investigación y previamente a estas detenciones la Guardia Civil consiguió interceptar en distintas fechas 7,1 kilos de cocaína, que eran trasladados por tres correos que fueron detenidos en el Aeropuerto de Madrid-Barajas, autopista A-7 (altura de Orihuela-Alicante) y estación de autobuses de Murcia, respectivamente.

Con el fin de desmantelar totalmente este activo grupo criminal, a primeros de junio se activó la última fase de la operación, deteniéndose a tres personas de la organización asentadas en Madrid. En esta última fase se efectuaron tres registros domiciliarios en los que se intervinieron otros 2,7 kilos de cocaína.