La deuda del Ayuntamiento se "multiplicó por siete" entre 2002 y 2012, según recoge la Auditoría Ciudadana

 

La deuda del Ayuntamiento se "multiplicó por siete" entre 2002 y 2012, según recoge la Auditoría Ciudadana

Votación Pleno del Ayuntamiento de Madrid
EUROPA PRESS
Publicado 23/03/2017 11:33:54CET

También cita el periodo medio de pago a proveedores que llegó a los 250 días o la constancia de un "empréstito irregular concedido a Lehman Brothers"

MADRID, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

La deuda del Ayuntamiento de Madrid se "multiplicó por siete" entre diciembre 2002 (último año de mandato de José María Álvarez del Manzano) y diciembre de 2012 (años en los que por la Alcaldía había pasado Alberto Ruiz-Gallardón y Ana Botella", como recoge el informe preliminar de la Auditoría Ciudadana de la Deuda.

Así, la deuda experimentó un crecimiento del 580,3 por ciento al pasar de 1.136,7 millones a 7.732,8. El delegado de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato, ha presentado el informe preliminar junto a la coordinadora del Consejo Asesor, la profesora Bibiana Medialdea, y el subdirector de la Auditoría, Álvaro Sánchez Martí.

En el informe preliminar se recuerda que la deuda es determinante en los presupuestos y en la capacidad para cubrir los servicios que demandan los ciudadanos. A esto suman que en 2011 el Ayuntamiento subrogó en 2011 la deuda de Madrid Calle 30 (2.226 millones) y el 2013 la de la EMVS (233,7 millones) y la de la extinta Madridec (265,6).

Esta situación de "insostenibilidad general" forzó la intervención del Ministerio de Hacienda en 2012 y 2015 "con sendos rescates de 1.400 millones, que además de sus costes financieros aparejados, anularon de facto la autonomía municipal al tener que someterse a un rígido plan de ajuste en el que se establece como única prioridad la sostenibilidad financiera y el pago de la deuda por encima de las necesidades municipales".

Aquí se enmarca la contratación de derivados financieros, que suponen sobrecostes sobre los tipos de interés de mercado y la incapacidad de generar liquidez, lo que se tradujo en "dilatados" retrasos en el pago a proveedores, que llegaron hasta los 250 días. Al acogerse al plan estatal, el Ayuntamiento tuvo que abonar en intereses de demora más de 192 millones sólo en los ejercicios 2013 y 2014.

El informe incorpora la presencia de las agencias de calificación, "a cuyo juicio sometía el Ayuntamiento su política de gasto", unido a "indicios de que se pudieron cometer irregularidades en la contratación de créditos", como el "empréstito irregular concedido a Lehman Brothers en 2007, poco antes de su quiebra y cuando Luis de Guindos era su presidente y su hermano alto responsable en el Ayuntamiento". "Todo apunta a que hubo concertación entre las empresas ofertantes y el Ayuntamiento para distribuirse determinados créditos", se señala.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies