Un discapacitado vive "aterrado" porque la Seguridad Social le da "por muerto" y teme que le quiten su paga

105403.1.644.368.20110530121056
Vídeo de la noticia
Actualizado 30/05/2011 14:10:56 CET

ALCALÁ DE HENARES, 30 May. (EUROPA PRESS) -

Un discapacitado de 57 años de edad con minusvalía de tipo psíquico del 65 por ciento, José Luis Blanco, vive "aterrado" desde hace dos años porque la Seguridad Social le da "por muerto" y teme que pueda dejar de cobrar la pensión de 900 euros que recibe por incapacidad, de la que vive junto a su mujer, de baja laboral, y una sobrina de la que se han hecho cargo.

En declaraciones a Europa Press, José Luis ha relatado que su calvario comenzó el 5 de enero de 2010, cuando fue atendido en un centro de salud de Maspalomas (Gran Canaria) a causa de unas molestias en un dedo de la mano.

Tres meses después, recibió en su casa de Alcalá de Henares una carta en la que la Administración le requería que justificase que estaba "dado de alta" en la Seguridad Social ya que sino le facturarían los gastos derivados de la cura.

Acto seguido, y asustado por la llamada, acudió al Centro de Atención e Información de la Seguridad Social (CAISS) de Alcalá de Henares donde, según ha asegurado, el propio director, Miguel Ángel Romero, le indicó que tendría que hacerse una "fe de vida" para demostrar que está vivo. "Le dije que de ninguna de las maneras, qué más fe de vida que yo mismo con mi DNI", ha apostillado José Luis.

"No quiero ir a ningún notario ni a ningún sitio. Demostrando que estoy vivo con carné de identidad es más que suficiente. Me crea curiosidad saber por qué estoy muerto y de qué me morí. A lo mejor si sé de qué me morí, puedo hacer algo para que ya no me muera de esa manera", ha bromeado.

José Luis intentó solicitar la Tarjeta Sanitaria Europea pero también le respondieron que estaba "muerto, dado de baja por la Seguridad Social" y le remitieron al mismo centro de Alcalá de Henares.

Harto de que la Administración le haga ir de un sitio a otro, ha decidido poner su situación en conocimiento de la Asociación Defensor del Paciente, que ya ha remitido una carta al ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, para que medie en el caso.

Además, ha afirmado que no ha querido denunciar públicamente la situación durante este tiempo que ha pasado porque tiene "mucho miedo" de que le puedan quitar la pensión de 900 euros que cobra por minusvalía. "Nunca lo habíamos hecho porque estamos aterrados. Ganamos 900 euros y somos tres", ha lamentado.

Por su parte, fuentes de la Seguridad Social consultadas por Europa Press han informado de que ya se han puesto a investigar el caso para darle solución inmediata y han asegurado que, "de ninguna de las maneras" a José Luis se le dejaría de pagar la pensión que cobra por minusvalía.