Los discapacitados podrán conocer las principales procesiones de Semana Santa y los dulces típicos en visitas adaptadas

 

Los discapacitados podrán conocer las principales procesiones de Semana Santa y los dulces típicos en visitas adaptadas

Actualizado 28/03/2010 19:01:55 CET

MADRID, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los discapacitados que visiten o residan en Madrid podrán conocer las principales procesiones de Semana Santa, los establecimientos relacionados con estas fiestas religiosas y los dulces típicos gracias a unas visitas adaptadas organizadas por el Patronato de Turismo de la capital.

Según informaron a Europa Press fuentes de la institución, entre mañana y el 3 de abril, personas con diferentes minusvalías podrán disfrutar de un recorrido de unas dos horas adaptado por el centro de la capital.

En concreto, las personas con discapacidades físicas podrán disfrutar de esta ruta mañana, cuando se evitarán las zonas con barreras arquitectónicas. El día 30 será el turno de los discapacitados visuales, que irán acompañados por expertos de la ONCE equipados con amplificadores de voz.

Al día siguiente será el turno de las personas con discapacidades auditivas, que contarán con la ayuda de intérpretes de signos de FESORCAM, mientras que el 3 de abril se realizará la misma visita para discpacitados intelectuales, acompañados por especialistas de FEAPS-Madrid y con un guión adaptado.

CIRIOS, IMÁGENES Y TORRIJAS

La visita sale a mediodía del Centro de Turismo de la plaza Mayor. Allí, el guía hará un resumen sobre cómo se viven la Semana Santa y la Pascua en la ciudad, tanto en su faceta religiosa como en el plano gastronómico.

En la calle Postas se podrán ver algunos de los establecimientos más emblemáticos dedicados a la imaginería, los hábitos de las órdenes religiosas y las cofradías de las procesiones. Después, el grupo se traslada hasta la pastelería El Riojano, en la calle Mayor, que desde 1855 hornea dulces típicos, habiendo llegado a servir incluso a la reina Isabel.

Tras degustar algunos pestiños y torrijas en el pintoresco salón de este local centenario, los visitantes se trasladan a la Puerta del Sol, donde reciben información sobre los recorridos de las procesiones y visitan una tienda de bordados ubicada en la esquina con la carrera de San Jerónimo, donde descubrirán las mantillas y peinetas con las que las damas acompañan en las procesiones.

El grupo se dirigirá a continuación hasta la plaza de Santa Catalina de los Donados, donde se encuentran dos cererías que siguen sirviendo a los penitentes los cirios de las procesiones, y que sobreviven pese al cambio de las velas por lucecitas en las iglesias.

De vuelta en la calle Arenal, los visitantes se acercan hasta Palomeques, uno de los más antiguos establecimientos dedicados a estampas e imaginería religiosa, recuerdo de la tradición de tener en casa imágenes tanto de Cristo como de la Virgen María.

La pastelería La Santiaguesa, donde se hacen tanto dulces tradicionales como garbanzos de cuaresma, entre otros platos castizos; la Iglesia de San Miguel, donde se conocerá a los costaleros y su esfuerzo; y la Basílica de San Isidro, donde contemplar las imágenes del Jesús del Gran Poder y la Esperanza Macarena y conocer las reglas de loas cofradías marcarán el final de la visita.

A partir de ahí, los interesados pueden seguir recorriendo el centro de la ciudad, lleno de anécdotas y recuerdos de tradiciones centenarias.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies