Los Doctores Sonrisa tratan de aliviar el estrés de los niños en el Gregorio Marañón antes y después de una operación

Actualizado 04/03/2011 14:09:41 CET

MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Gregorio Marañón y la Fundación Theodora han puesto en marcha un programa personalizado de acompañamiento a menores en el que los Doctores Sonrisa tratan de humanizar los momentos anteriores y posteriores de una intervención con el objetivo de reducir el impacto emocional que supone, tanto a los niños como a las familias.

Este programa, que se inició en mayo de 2010 en este Hospital, ha sido presentado este viernes por la directora general de Atención al Paciente del Servicio Madrileño de Salud, Elena Juárez, el gerente del Hospital, Antonio Barba, el director de la Fundación Theodora, Javier Tejero, la directora general de Nycomed Pharama, Lide Verdugo y una de las Doctoras Sonrisa y coordinadora del proyecto, Blanca Sanz.

Con este proyecto se pretende minimizar el estrés emocional que supone una operación, reducir el nivel de estrés en situaciones complejas, aligerar la angustia por a separación de los familiares en el momento de la intervención, contribuir a la humanización del acto quirúrgico y aportar un efecto terapéutico a los niños y a los familiares.

El acompañamiento consiste en visitas personalizadas y adaptadas a las necesidades de cada caso en particular, en colaboración con el personal sanitario y la familia. Tras la presentación de los Doctores Sonrisa éstos interactúan con el niño que va a ser intervenido y con su núcleo familiar presente en el momento, por medio de un proceso de escucha y expresión de las emociones que ayudan a la relajación del niño.

Una vez operados, los niños vuelven a recibir la visita de estos doctores cuando ya se encuentran en la unidad de recuperación, tras la salida del quirófano, contribuyendo a su recuperación anímica. Los Doctores Sonrisa son artistas profesionales formados por la Fundación. En el caso del Gregorio Marañón son dos los que realizan los acompañamientos a los niños los lunes y viernes.

Blanca Sanz, más conocida como la Doctora Dora 'Que te adora', ha explicado que los doctores sonrisa que participan en este acompañamiento tienen el objetivo "de aminorar el estrés emocional que se produce en cualquier operación". "Nosotros de alguna forma intentamos abrir vías emocionales, lógicamente nosotros tenemos un trabajo emocional grande que hacemos día a día porque tenemos que gestionar no solamente las emociones del núcleo familiar sino nuestras propias emociones porque somos catalizadores", ha señalado.

Asimismo, la Doctora Sonrisa ha indicado que "cuando hay una presión muy fuerte se ayuda a que la familia pueda respirar, ya sea mediante el humor y la risa como mediante el llanto o el abrazo para que se puedan desahogar". "Los padres lo necesitan más durante más tiempo porque el niño cuando entra a quirófano y se duerme ahí esta dormido, pero la tensión fuerte la tiene que sostener el núcleo familiar que están esperando durante una hora, dos horas e incluso doce horas para tener unos resultados preguntándose todo el tiempo qué está pasando", ha subrayado.