Dos ediles de Sí se puede en Torrejón se pasan al grupo mixto por el "control" que Podemos ejerce sobre la candidatura

Publicado 13/11/2017 17:57:31CET

MADRID, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los concejales de Torrejón de Ardoz Ruth Grass y Raúl De Lope han abandonado el grupo municipal de Sí Se Puede --el más grande de la oposición-- para pasarse al grupo mixto, al considerar que pese a ser una candidatura popular Podemos ejerce "el control" sobre la formación.

Así, Ruth Grass y Raúl De Lope registraron la semana pasada en el Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz su renuncia, solicitando que "tan pronto como se posible" se facilite lo necesario para "el desarrollo normal" de su cargo y le indiquen el "nuevo proceder de la Corporación.

De esta manera, Sí se puede deja de ser el grupo mayoritario en la oposición, pasando de cinco concejales a tres, frente a cuatro del PSOE, dos de Ganar Torrejón-IU-Equo y dos de Ciudadanos. El PP gobierna la localidad con 14 ediles.

En un comunicado, Grass y De Lope señalan que desde el 8 de noviembre se han desvinculado de Podemos. Una decisión "meditada" y tomada siendo "coherentes" con sus pensamientos e ideales. "Hoy Podemos se está convirtiendo en un partido igual a los que siempre hemos reprochado su forma de ser", han criticado.

En este sentido, han manifestado que Sí Se Puede Torrejón es "un partido de ámbito municipal e independiente de Podemos" pero "la realidad interna" de la candidatura es la "ausencia de valores democráticos con los que se funciona y el control que desde Podemos Torrejón se tiene de ella".

A su parecer, se ha producido un "declive participativo" de la candidatura. Los ediles han criticado "la grave persecución política" que se ha vivido. "Nos han cortado todo tipo de participación, impidiéndonos hablar en los Plenos, participar en la presentación de mociones, o solicitar espacios públicos para el desarrollo de nuestra actividad", han argumentado a continuación.

En este sentido, han aseverado que "desde hace un año y medio" no les convocan a ninguna reunión de concejales para tratar asuntos políticos sino para presionarles "a abandonar el acta de concejal y colocar a sus afines".

Los ediles inciden en que esta decisión "puede suponer una sorpresa o incluso indignación" en alguna parte de la ciudadanía que votó a la candidatura pero consideran que, pese a que puede causarles "represalias políticas y personales", están determinados a seguir adelante.