Ediles de los cuatro grupos quieren elección directa en distritos, incluso con signo político distinto al de Alcaldía

Jornadas de descentralización
AYUNTAMIENTO DE MADRID
Publicado 06/02/2018 15:27:00CET

Ediles de PP, PSOE, Ahora Madrid y Cs defienden elección directa de concejales de distritos Murgui plantea "ponerse a estudiar" esta propuesta sobre la que hay consenso e "instar a quien se deba instar" "sin prisa y sin pausas"

MADRID, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

Ediles de los cuatro grupos municipales --Nacho Murgui (Ahora Madrid), Íñigo Henríquez de Luna (PP), Ramón Silva (PSOE) y Silvia Saavedra (Ciudadanos)-- han coincidido, algunos de ellos no como partido sino a título personal, en apostar por la elección directa de los concejales de distrito por parte de la ciudadanía. Esto podría suponer que el edil de distrito fuera de un signo político distinto al de la formación que ostenta la Alcaldía.

En la segunda sesión de las II Jornadas de Descentralización y Reequilibrio Territorial, organizadas por el Ayuntamiento de Madrid, el delegado de Coordinación Territorial y Cooperación Público-Social, Nacho Murgui ha planteado "iniciar formalmente un debate" sobre el que parece que existe consenso, "ponerse a estudiar" esta propuesta que requiere pactos e "instar a quien se deba instar", "sin prisa y sin pausas".

La primera en abrir fuego ha sido la concejala de Ciudadanos Silvia Saavedra, que ha aclarado que este debate sobre la elección directa de los concejales de distrito no cuenta todavía con una posición definida por su partido aunque sí que están abiertos a la propuesta. La formación naranja aboga por "un sistema que sea más representativo" y están "abiertos a la elección de concejales de distrito con un modelo similar al de Ámsterdam".

Desde el PP Íñigo Henríquez de Luna ha aclarado que este debate no ha sido abordado en el partido pero sí tiene una opinión personal que lleva defendiendo años y que pasa por una reforma del sistema electoral de las grandes ciudades por la que los concejales de distrito sean elegidos por los ciudadanos a través de elección directa.

El concejal del PP ha coincidido con Cs en que le gusta el modelo de Ámsterdam y difiere con el de Barcelona porque genera "una bicefalia entre el concejal elegido que preside el Pleno y el que tiene el poder de facto". También ha señalado que la democracia representativa actual es "de baja calidad" dado que los representantes de los ciudadanos, en este caso los concejales, en realidad son "representantes de los partidos o del alcalde", que es quien designa a los ediles de distrito.

Él abogó desde la Asamblea de Madrid por una reforma para poner en marcha los distritos electorales, una proposición que se frustró por "la izquierda", que no le apoyó en esta idea, para la que se necesitaba mayoría cualificada del Pleno. En una crítica más general ha cargado contra el "exceso de frentismo" de la política española, siempre en "la trinchera política".

En esta línea, Nacho Murgui ha recordado que se han producido incluso enfrentamientos entre instituciones gobernadas por el mismo partido, como ocurría con Comunidad y Ayuntamiento en legislaturas pasadas, para señalar un aspecto positivo de la elección directa de los concejales de distrito, la cooperación necesaria, aunque se milite en formaciones de distinto signo.

Murgui ha defendido que la elección directa de los concejales "daría más peso al mandato político" de los ediles y "aumentaría la democracia". Poniendo sobre la mesa las limitaciones normativas y legislativas que pueden impedir llevar ese consenso todo lo lejos que sería deseable, el delegado ha planteado "iniciar formalmente un debate sobre el que parece que existe consenso, "ponerse a estudiar" esta propuesta que requiere pactos e "instar a quien se deba instar", "sin prisa y sin pausas".

El concejal socialista Ramón Silva ha apoyado la elección directa como opinión personal dado que son los militantes de su partido los que tendrían la última palabra en este debate, sobre el que ha atribuido la paternidad intelectual al exalcalde Juan Barranco. Coincide con Henríquez de Luna en que no le gusta especialmente el modelo de Barcelona dado que "las competencias son mínimas, más allá de presidir el Pleno". "Se trata de acercar el representante al representado", ha resumido.