Eguiguren acepta las críticas de Aguirre siempre que no le diga "que le pague la multa"

Jesús Eguiguren
EUROPA PRESS
Publicado 09/04/2014 14:46:52CET

SAN SEBASTIÁN/MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PSE-EE, Jesús Eguiguren, ha aceptado las críticas que le han llegado después de que se interpretara incorrectamente, como ha asegurado, su frase de que "en Madrid con ETA se vivía mejor", incluso cuando la amonestación viene de la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, aunque ha bromeado diciendo que no le pida "que le pague la multa".

"Mientras que no me diga que le pague la multa, también se lo acepto. Ahora, si el problema de España es Eguiguren, España es el país más feliz y con mayor suerte del mundo", ha asegurado.

Todo ello después de que Aguirre afirmara ayer que lo relacionado con la multa del pasado jueves por aparcar indebidamente en el carril bus de la Gran Vía madrileña fue "desproporcionado", como si no hubiera otros problemas en el país "como (Jesús) Eguiguren" o "los seis millones de parados". También pidió al PSOE la "inmediata expulsión" de Eguiguren por sus declaraciones.

El socialista ha reconocido que no "midió" bien sus palabras al asegurar que "en Madrid con ETA se vivía mejor" y ha aclarado que, en realidad, quiso afirmar que "determinados" círculos de la derecha de Madrid vivían "mejor" con la banda.

Además, ha asegurado que sería "un imbécil y un desalmado" si hubiera dicho que "España vivía mejor con ETA". Durante la presentación de su libro 'Euskal Herria. Por un nuevo nacionalismo, vasquismo y navarrismo', en el Museo San Telmo de San Sebastián, ha pedido disculpas a quien haya podido molestar con sus afirmaciones, que ahora ha matizado.

"Sería un imbécil y un malvado si hubiera dicho, como se me atribuye, que España vivía mejor con ETA. Eso no lo he dicho jamás. Lo que he dicho es que en determinados ámbitos de Madrid se echa en falta a ETA en el sentido en que en otra época se decía: con Franco se vivía mejor, y no se montaba un escándalo", ha precisado.

El dirigente socialista ha afirmado que distingue "perfectamente" lo que son "determinados círculos de Madrid" con lo que es España porque él es "uno de esos españoles". "España es tan patria mía como la del andaluz, la del gallego o la del extremeño. Nunca he renegado de mi condición de español", ha subrayado, al tiempo que ha recordado que "por España" ha estado trabajando toda su vida, "para que viva en paz y tenga Constitución".

DISCULPAS

Por ello, ha insistido en que, si alguien ha entendido mal sus afirmaciones, "y creo que hay gente encargada de manipular las cosas", ha pedido disculpas "y mil perdones". También ha admitido no haber medido sus palabras "sabiendo cómo se las gastan determinados servidores de la derecha española".

"Cuando hablaba de determinados ámbitos de Madrid me refería a que a la derecha española se le dio solucionado el problema del terrorismo y no ha demostrado ningún afán de zanjarlo definitivamente", ha recalcaldo.

En ese sentido, también ha señalado que le han atribuido haber perjudicado al lider socialista Alfredo Pérez Rubalcaba "en sus aspiraciones" y ha manifestado "sentirlo mucho", ya que, según ha dicho, "ni se me pasó por la cabeza que un libro de este tipo que habla de Euskal Herria podría afectarle".

"Me duele mucho porque creo que Rubalcaba, visto lo visto, va a tener que ser el que ponga punto final a lo que en su día empezó y todavía no ha terminado", ha manifestado.

CAMPAÑA

Jesús Eguiguren ha denunciado que existe una campaña contra él y ha criticado "la cobardía" de "los servidores de la derecha española" que han encontrado en él "al gañán al que pueden humillar, una persona que no se puede defender, que no tiene dinero, que no tiene altavoces, ni ganas de defendeRse".

"No me considero nadie en la política española, nada de otro mundo en la política vasca, aunque lleve muchos años y parece que les gusta meterse conmigo", ha señalado, para añadir que "desprecia", no a la derecha española "que me parece tan digna como la izquierda", sino a "determinados servidores de esa derecha, que muchos de ellos vienen de la izquierda y les conozco muy bien".

El dirigente socialista ha advertido de que "un guipuzcoano resiste esto y mucho más" y que, cada vez que le ponen "a parir", le hacen "un favor" porque "un insulto de una determinada persona" es un "elogio" para él. Finalmente, ha denunciado la "cobardía de esa gente que no se atreve a aterrar a los fuertes y va buscando al más débil".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies