Elorriaga tenía claro que debía adaptar a la Ley la Fundación Arpegio pero no tuvo tiempo

Publicado 20/05/2016 13:06:37CET

Se muestra "orgullosa" de la gestión en esta fundación, en la que no vio irregularidades

MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

La exconsejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid Beatriz Elorriaga ha asegurado este viernes que cuando fue presidenta del patronato de la Fundación Arpegio en 2007 "tenía claro que tenía que adaptar a la Ley" la Fundación Arpegio, pero que "no le dio tiempo" porque estuvo sólo unos pocos meses en ese cargo.

En la sesión de la comisión de investigación sobre corrupción política en la Comunidad, que trata las supuestas irregularidades en la Fundación Arpegio, Elorriaga ha señalado que sustituyó en la presidencia del patronato al exconsejero Granados, con el que tuvo una conversación sobre su funcionamiento, pero que no hablaron de cómo adjudicaban los proyectos.

"Yo me interesé por esa Fundación porque prácticamente estaba naciendo. Tomé tierra. Sabía que tenía un objeto muy amplio que habría que reducir. A mí me gusta que las cosas vayan muy bien", ha dicho Elorriaga, que ha contado que para conocer qué pasaba en la institución y cómo podía mejorarla contrató a la abogada Elisa de la Nuez porque ella no es experta jurídica.

"Dados los cambios legislativos producidos, era conveniente que esta fundación arrancase con todas las bendiciones y ajustándose a la legalidad. No se aplicó porque no nos dio tiempo. La idea era magnífica, con unos fines muy necesarios para la sociedad madrileña y tenía sentido. Cuando fue evolucionando y soy yo la responsable es cuando veo que el tema es muy variado y cuando dependía de Medio Ambiente debía cambiar los estatutos para que fuera una fundación prioritariamente de carácter ambiental", ha dicho.

A pesar de que señaló que "no le dio mucho tiempo" a cambiar ciertas cuestiones importantes de la fundación, la exconsejera ha aseverado que sí logró otras, como que se redactaran instrucciones, que hubiera un director por encima del gerente, entre otras.

Su objetivo era, según ha indicado la extitular del Medio Ambiente en la comisión, realizar un organigrama de la institución, formalizar unas instrucciones de contratación y adaptarse a la nueva Ley de fundaciones públicas.

"Había que adaptar todo el funcionamiento interno de la Fundación. Yo quería trabajar con rigor y saber cómo entraban las peticiones de peticiones. Yo las quería orientar en la vía social ambiental, que es donde mejor se puede utilizar el dinero que tenía la empresa Arpegio, que venía de una empresa de bonanza", ha explicado.

"ME HAGO RESPONSABLE"

Tras las preguntas de los portavoces de la oposición, Beatriz Elloriaga, se ha hecho "responsable" del tiempo que estuvo como presidenta del patronato de la fundación. "No tengo conocimiento de ilegalidad, anomalía ni cosa mal hecha en la fundación porque si no lo hubiera denunciado. Leía los convenios y en ningún momento ni yo ni los expertos detectamos irregularidades. Si tuviera constancia de una ilegalidad no lo hubiera firmado y lo hubiera dicho", ha insistido.

Sobre los contratos concretos y los proyectos a los que destinaba dinero público la fundación, como a la Asociación española de estudios del Pacífico o a Humanismo y Democracia, la compareciente ha manifestado que no se acuerda de los detalles porque "han pasado muchos años".

"Yo no me llevo papeles cuando cambio de puesto, pero sí digo que todo estaba hecho rigurosamente y en ningún momento nadie me comunicó que hubiese irregularidad ni ilegalidad de lo que se hizo en la Fundación en ese momento", ha apuntado.

SU SALIDA, "UN PROCESO POLÍTICO BIEN CLARO"

Elorriaga ha asegurado que sólo estuvo cuatro meses en la fundación y que salió cuando cesó como consejera para irse al Senado. "En junio tras unas elecciones generales y un congreso importante del PP y claros indicios de crisis económica, la presidenta quería reducir el Gobierno y realizar una seria de cambios. Por eso se me destina al Senado. Es un proceso político bien claro", ha dicho.

Sobre la contratación de Pedro Gómez de la Serna como exasesor jurídico de la Fundación, la expresidenta del patronato ha indicado que estaba ya allí cuando ella llegó. Además, ha afirmado desconocer que el exdiputado del PP había escrito un informe sobre el impacto en la fundación de la Ley de Contratos en el sector público que le reportó otros 12.000 euros por 30 páginas. "No vi ese informe. Si lo hubiera conocido lo hubiera leído", ha reconocido.

También ha respondido a Elisa de la Nuez, que en la anterior sesión dijo que le parecía que allí Elorriaga "no pintaban nada". "Si dice que carezco de peso político no me conoce y no conoce mi carácter", ha apostillado.

También ha recordado que la abogada dijo que se arrepintió después de decir en una entrevista que la Fundación Arpegio era "un chiringuito" y que durante su mandato como presidenta del patronato "no tuvo presión de nadie".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies