En el aire el espacio para el arte contemporáneo en la plaza de Banco Madrid

Banco Madrid
Foto: EUROPA PRESS
Actualizado 21/03/2015 10:56:08 CET

MADRID, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El espacio para el arte contemporáneo en la plaza Margaret Thatcher, sede de Banco Madrid, se queda en el aire por la situación por la que atraviesa la entidad financiera, después de que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) decidiera no rescatarla, de modo que la pelota está en el tejado del Juzgado Mercantil número 1 de Madrid, que debe estudiar la convocatoria del concurso de acreedores después de que lo solicitara la propia entidad.

   La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid dio el visto bueno el pasado julio a que la sede del Banco Madrid, en Colón, diera paso a un espacio para el arte contemporáneo. Para ello modificaría el Plan General de Ordenación Urbana con el fin de remodelar el enclave, situado entre la calle Goya y el paseo de la Castellana.

   El Consistorio aprobó la modificación, es decir, la Administración municipal hizo aquello a lo que se comprometió. La duda ahora está en el tejado de Banco Madrid.

   La idea era que ese nuevo espacio se sumara a los hitos artísticos del eje Prado-Recoletos. En total son 2.270 metros cuadrados de espacio estancional en la plaza de Margaret Thatcher, de titularidad privada pero de uso público, en cuyo fondo se levanta el edificio de Banco de Madrid.

   La entidad financiera planteó la renovación de su sede sustituyendo su actual emplazamiento por otro inmueble "más funcional, diáfano y vanguardista que albergará un espacio cultural privado en su planta baja, donde se podrán ver obras de arte propiedad de la entidad".

   Además del nuevo edificio, la intervención en el ámbito conllevaría la obtención para el Ayuntamiento de la titularidad de la plaza. El objetivo es "transformar ese enclave en un nuevo espacio urbano de titularidad y uso público que acogerá esculturas de arte moderno procedente de los fondos propiedad de la entidad bancaria, en exposición permanente, con oras de Tapiès, Miró, Picasso, Jaue Plensa, Albert Ràfolfs o Sorolla.