El Estatuto de Autonomía cumple este domingo 35 años, en pleno debate sobre si debe ser modificado o no

Pleno de la Asamblea de Madrid
ASAMBLEA DE MADRID
Publicado 24/02/2018 11:14:35CET

MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid cumple este domingo su 35º aniversario, desde su entrada en vigor el 25 de febrero de 1983, en pleno debate sobre si debe ser o no modificado en la presente Legislatura.

La iniciativa para convertir a Madrid en una Comunidad Autónoma surgió de la Diputación Provincial de Madrid, que lo solicitó a las Cortes Generales. En ese momento, una Asamblea Mixta se reunió en Manzanares el Real para crear un proyecto de Estatuto, que entró en el Congreso de los Diputados el 29 de junio de 1982 y fue aprobado definitivamente por el Parlamento en los dos primeros meses de 1983.

Durante esta legislatura, el Gobierno de Cristina Cifuentes propuso la modificación de esta normativa, para llevar a cabo medidas en materia de regeneración democrática, tal y como está firmado en el acuerdo de investidura con Ciudadanos.

El proyecto de reforma propuesto por el Ejecutivo autonómico elimina entre otras cuestiones, el aforamiento de diputados y miembros del gobierno y reduce el número de diputados autonómicos entre 80 y 100.

Así, el proyecto de ley suprime el aforamiento, tanto para los diputados regionales, como para los miembros del Gobierno de la Comunidad, limita a dos los mandatos del presidente autonómico, abre la puerta a la posibilidad de aumentar el número de circunscripciones y reduce el número de diputados autonómicos.

Otro de los cambios que incluye la norma es la limitación de mandatos para los miembros del mismo, algo que ya han hecho otras comunidades autónomas, como Castilla-La Mancha, la Región de Murcia o Extremadura.

De esta forma, no podría ser elegido presidente de la Comunidad de Madrid quien ya hubiera desempeñado este cargo durante, al menos, ocho años, sean o no consecutivos. Esta limitación se aplica también para los nombramientos de vicepresidentes o consejeros del Gobierno de la Comunidad.

Otra de las medidas de regeneración que se incluye es la reducción del número de diputados de la Asamblea de Madrid, que se fija en una horquilla de entre 80 y 100, frente al modelo actual de 129 diputados, número determinado en función de la población.

Asimismo, la norma introduce la posibilidad de establecer más de una circunscripción electoral en el ámbito de la región, lo que permitiría que los diputados conozcan mejor la realidad de la circunscripción por la que son elegidos y los ciudadanos perciban a sus representantes de manera más próxima.

Estas modificaciones para salir adelante deben alcanzar un gran consenso en la Cámara de Vallecas puesto que requiere el visto bueno de dos tercios de la Asamblea de Madrid, al tratarse de una modificación de ley orgánica.

Tras su presentación, el proyecto de ley pasó el primer trámite parlamentario de toda normativa, la toma en consideración. Se abrió además una ponencia para su debate.

PSOE y Podemos presentaron sus enmiendas de totalidad al texto, que llevan en un 'cajón' desde entonces, ya que no se llegaba a un acuerdo para su debate.

Esto es algo que se han recriminado constantemente entre todos los grupos, quienes se culpaban de que ninguno era capaz de activar el procedimiento. La propia presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, acusó en reiteradas ocasiones a la oposición de paralizar su proyecto de ley. Por este motivo, Ciudadanos planteó en octubre del año pasado, a través de una carta, una 'reforma exprés' del Estatuto, que rechazaron socialistas y populares.

Pero, no fue hasta esta semana cuando en la reunión de la Junta de Portavoces, cuando PSOE y PP decidieron mover ficha y llevar las enmiendas de totalidad al Pleno de la Cámara regional, tan sólo a 15 meses de que finalice la Legislatura. Todo ello después de que solo estos dos grupos se sentasen en la mesa para abordar un Pacto por la Regeneración, que finalmente no llegó a buen puerto.

"ES IMPOSIBLE QUE SE TRAMITE"

Ante el nuevo escenario, el portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado, ha sido uno de los menos optimistas en cuanto a que salga adelante la normativa. A su juicio, con el tiempo que queda de Legislatura "es imposible que se tramite", aunque aseguró que desde su formación "van a trabajar para que salga adelante".

Por su parte, tanto PSOE como Podemos, indicaron que este jueves defenderán sus enmiendas, porque no están del todo conformes con el proyecto del Ejecutivo de Cristina Cifuentes.

La portavoz de Podemos, Lorena Ruiz-Huerta, indicó que no le gustaba la propuesta del Gobierno autonómico, ya que quieren medidas más "profundas", que blinde los servicios sociales. Aun así, la portavoz de la formación naranja reconoció que la reforma "incluye pequeñas mejoras" y aseguró que sería bienvenida.

En la misma línea, el portavoz socialista, Ángel Gabilondo, defendió que la enmienda del PSOE se centra en la situación de dependencia, la violencia de género, la educación gratuita y está enfocada en garantizar la vida digna de los ciudadanos o derecho a la información pública. El socialista sostuvo que es una "ley compleja en su ejecución", pero confió en que entre todos buscarán "un punto en común" para llevarla a cabo.

El portavoz popular, Enrique Ossorio, confía en que si "todos" asisten a las reuniones de la Comisión de Estatuto de Autonomía, Reglamento y Estatuto del Diputado, la reforma de la ley podrá llevarse a acabo. Algo que afeó a la formación naranja, de la que dijo haber acudido "como mucho" a dos de estas reuniones.