Estudiantes intentan boicotear la inauguración del curso universitario

Actualizado 11/09/2014 15:22:23 CET

MADRID, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Un grupo de estudiantes de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), alguno con representación en el Consejo de Gobierno de la misma, ha intentado boicotear el acto de inauguración del curso académico de las universidades públicas de Madrid que este año se ha celebrado en el Paraninfo.

   Cuando el rector de la UCM, José Carrillo, ha ido a dar la palabra a la directora general de Universidades de la Comunidad de Madrid, Rocío Albert, un estudiante se ha levantado y ha empezado su "discurso" recordando a los "muchos" estudiantes que "hoy no pueden celebrar nada" porque han sido "expulsados" por los altos precios.

   Pese a que el rector le ha rogado hasta siete veces que se retirara, dado que no tenía la "palabra" al ser un acto "protocolario" y le ha pedido que abandonara la sala, el joven ha seguido con sus críticas, dirigidas también hacia la propia universidad porque, a su juicio, se ha dejado comprar por las empresas.

   Carrillo le ha explicado que el acto no era el lugar para ese discurso y le ha pedido que deje la "demagogia". "Ya está bien de demagogia, lo hemos oído mil veces... está haciendo el juego de quien ataca a la universidad pública. Esta demagogia está fuera de lugar en la universidad y está fuera de lugar aquí", le ha reprochado.

CRÍTICAS A LA SUBIDA DE TASAS Y A LOS RECORTES

   Cuando ha llegado el turno de Carrillo, el rector ha señalado que los recortes a los que las universidades públicas se han visto sometidas "son un torpedo bajo la línea de flotación" de las mismas y ha advertido de que "de seguir la tónica de los últimos años sería una liquidación sistemática" de estas instituciones.

   Según ha indicado, desde 2008 las universidades han sufrido recortes del orden del 30 por ciento y del hasta 40 por ciento si se tiene en cuenta la inflación. Así, ha concretado que desde 2010 esos recortes alcanzan el 20 por ciento del presupuesto transferido a las universidades cuando en ese mismo tiempo el presupuesto regional también ha disminuido "pero sólo un 8 ó un 12 por ciento".

   "Esto pone en evidencia que las universidades públicas de Madrid han pagado con creces su contribución a la crisis", ha aseverado Carrillo, para quien las tasas universitarias en España "son un auténtico disparate por la disparidad de criterios" generados a partir del decreto 14/2012 que fija las horquillas para la definición de precios públicos en porcentaje de coste real, "lo cual equivale decir a cada comunidad autónoma que fije los precios públicos como le de la gana".

   Según Carrillo, así ha sido, de tal forma que es "difícil hablar de un sistema universitario español" cuando, a su juicio, "realmente existen 17, uno por cada CCAA", lo que produce que los mismos estudios pueden costar hasta tres veces más dependiendo de donde el estudiante se matricule.

   A esto ha añadido "la pérdida de derechos" que, en su opinión, supone para los estudiantes las "políticas de becas del Gobierno", que han provocado que las becas hayan pasado de ser un "derecho a ser un premio".

   "Precios altos y falta de becas son un tándem que "está poniendo en cuestión la igualdad de oportunidades", en particular en los máster, donde las subida de precios, según ha señalado, ha supuesto la pérdida de un 20 por ciento de los estudiantes, es decir, que un 20 por ciento han tenido que dejar sus estudios.

   Carrillo ha recordado que el año próximo es electoral y ha rogado a "cualquier partido que aspire a gobernar" la región que se "comprometa con un modelo de universidad pública" que implique una "financiación suficiente" y volver a precios públicos similares a los de 2011.

NO ENTRAR EN LA "LUCHA POLÍTICA"

   Por su parte, la directora general de Universidades, cuando ha podido comenzar con sus palabras, ha destacado que este curso se puede esperar una "cierta estabilidad" que permite "emprender nuevas acciones que contribuyen a la mejora del sistema universitario".

   Esta estabilidad "presupuestaria", ha dicho, no coincide "necesariamente con estabilidad política" y ha pedido a los rectores que se mantengan al margen de la "lucha política" para centrarse en lo que son como instituciones.

   "Bien sé que concurren citas electorales que inevitablemente provocaran debates, a veces superficiales y otras de gran calado pero me gustaría y sé que es el parecer de los rectores que las instituciones universitarias queden al margen de la lucha política", ha apuntado.

    El fin es centrarse "en la institución y sus fines de docencia e investigador" aprovechando "que el panorama presupuestario que se deslumbra es más despejado que años anteriores", ha sentenciado la directora.