El exjefe policial de Coslada niega que chantajeara a propietarios de locales con sus licencias: "Yo no maté a Manolete"

Ginés Jiménez en el inicio del juicio por el Caso Bloque
EUROPA PRESS
Publicado 17/01/2018 15:53:24CET

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El exjefe policial de Coslada y principal acusado en el caso judicial que investiga una presunta trama policial en el municipio madrileño, Ginés Jiménez Buendía, ha negado ante el juez que chantajeara a los propietarios de varios locales de hostelería y ocio con sus licencias para obtener prebendas a cambio.

Así lo ha defendido Ginés Jiménez en su declaración a preguntas del fiscal y de la acusación particular, que ejerce el Ayuntamiento de Coslada como perjudicado en el procedimiento. Este jueves, a partir de las 10.30 horas, será el turno de pregunta del letrado del exjefe policial, mientras que el resto de los abogados defensores de los acusados ha preferido no realizar ninguna cuestión.

Ginés Jiménez Buendía se enfrenta a una pena de 26 años y ocho meses de cárcel por la presunta comisión de los delitos de extorsión, cohecho, amenazas condicionales, depósito y tenencia ilícita de armas, y blanqueo de capitales. De este último el fiscal también responsabiliza como colaboradores a su esposa y a su hijo, por lo que se enfrentan a 4 años de cárcel cada uno.

Al exjefe policial le acusan de que se "aprovechaba su cargo de agente de autoridad" para "vulnerar el ordenamiento legal movido por intereses personales en beneficio propio". En el escrito de la Fiscalía también se afirma que Jiménez Buendía, "de manera abusiva y arbitraria", quería controlar "por vías de hecho, independientes al cauce marcado por el ordenamiento jurídico", la tramitación de licencias y autorizaciones de apertura, de actividad o similares.

LICENCIAS DE LOCALES

Uno de estos locales, de acuerdo con el escrito del fiscal, sería el bar La Caleta, en Coslada. El representante del Ministerio Público le acusa de haber puesto una pistola en la nuca a la propietaria para intimadarla y conseguir que le abonara una cantidad para relajar las inspecciones y las licencias oportunas. Un extremo que Ginés ha negado "absolutamente".

"Se hacían muchas inspecciones allí porque incumplían muchos reglamentos, pero yo no he mandado nunca una patrulla ahí", ha explicado el exjefe policial, que también ha rechazado categóricamente que el establecimiento tuviera que cerrar por presiones, sino "porque le iba muy mal". "La propietaria era conocida como 'Antoñita La Fantástica', estaba manipulada por los policías nacionales y por eso me incriminó", ha apostillado.

Ginés Jiménez ha negado, en este y otros numerosos casos, que extorsionara a los locales que intentaban conseguir su licencia de apertura o que tramitaban una para habilitar una terraza: "El tema de licencias lo llevaba, evidentemente, la Concejalía de Urbanismo. A mí algunas veces pasaban por mi despacho para preguntarme aspectos concretos, como cualquier ciudadano, pero yo los remitía a Urbanismo".

Un argumento que el fiscal niega en su escrito de conclusiones provisionales, donde acusa al exjefe policial de haber extorsionado a los propietarios con frases como "todo se puede arreglar con dinero menos la muerte" o "a ver si esta Navidad me mandas algo".

Además, Ginés también ha considerado como falsas las acusaciones de que recibía regalos (jamón o cajas de puro) de estos empresarios, y que comiera en ellos gratis a cambio de favores posteriores.

Preguntado por la confirmación de sus propios policías sobre este asunto, el acusado ha asegurado que declararon en esos términos "bajo presión" de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO), a la que responsabiliza de crear una trama contra él para incriminarlo por su mala relación con los responsables.

"TENGO UNA MENTALIDAD CLÁSICA: MUCHO DINERO METÁLICO EN CASA Y UNA PARTE EN EL BANCO PARA GASTOS DOMICILIADOS"

En cuanto al presunto blanqueo de capitales, Ginés, nuevamente, ha rechazado de plano el escrito de acusación del fiscal, pero sí que ha detallado algunos aspectos de cómo gestionaba su economía personal: "Tengo una mentalidad clásica: me gusta tener mucho dinero metálico en casa y dejo una parte en la cuenta para pagar los gastos domiciliados".

Esa "filosofía" le llevó a tener hasta unos 90.000 o 100.000 euros en su cuenta, que habrían procedido, según su propia declaración, de sus ingresos regulares como Policía Local, de una parte que le abonaban anualmente sus hermanos por un negocio de hostelería o de una herencia de su mujer, también encausada.

"No somos ostentosos en ropas ni en viajes ni en joyas, teníamos unos 800 euros de gasto mensual quitando los gastos corrientes", ha asegurado, detallando posteriormente que invirtieron en un piso "a corto plazo" y que fue puesto a nombre de su mujer porque él estaba amenazado por los Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre (Grapo).

Además, Ginés ha detallado que prestó unos 36.000 euros a su hijo para que se comprara una casa. Ésta habría sido comprada, de acuerdo con su relato, con el citado dinero, una parte que él le dejó, los ahorros desde niño de su hijo y 120.000 euros que le dio un empresario de Coslada.

Con respecto a este último, el exjefe policial ha asegurado que se lo dejó porque era amigo de su hijo y de él mismo, con los que tenía "una relación de amistad, de confianza total".

Por último, ha reiterado que tenía licencia para todas las armas que poseía, "tanto largas como cortas".