Los “expertos” que valoraban las ofertas para la cafetería de la Asamblea no podían ser parte de la Mesa

Asamblea de Madrid
EUROPA PRESS
Publicado 17/05/2017 19:08:57CET

MADRID, 17 May. (EUROPA PRESS) -

Los pliegos del concurso de adjudicación de la cafetería de la Asamblea de Madrid de los años 2011 y 2009 establecen que los miembros del Comité de Expertos que valoraban las ofertas no podían estar integrados en el órgano proponente del contrato, la Mesa de Contratación, mientras que Cristina Cifuentes formaba parte de dicho comité a la vez que presidía la Mesa de Contratación.

Según los pliegos, la adjudicación se realizaba en función de cinco criterios: las características del servicio ofertado (hasta 20 puntos), criterio que contemplaba elementos como medios materiales y técnicos, medidas de seguridad y control, y mejoras en los menús exigidos por el pliego; la calidad de los alimentos y de los suministros (hasta 20 puntos); relación de los principales servicios o trabajos realizados en los últimos tres años (hasta 30 puntos); precio (hasta 20 puntos) y otras mejoras propuestas por el licitador (hasta 10 puntos).

Para la valoración de las ofertas en lo relativo a todos los criterios, salvo el de precio, había que constituir un Comité de Expertos "con cualificación apropiada", integrado por un miembro de la Mesa de la Asamblea, un Letrado o un Asesor Técnico de la Secretaría General y la Jefa de Servicio de Relaciones Externas y Protocolo del Gabinete de la Presidencia.

Según ha explicado el Gobierno regional, Cifuentes formaba parte de la Mesa de Contratación como vicepresidenta primera por delegación del presidente de la Asamblea, en un primer momento siendo presidenta de la Asamblea María Elvira Rodríguez y después siendo presidente José Ignacio Echeverría.

El informe sobre la valoración de las ofertas presentadas en 2011, firmado por Cifuentes, así como por Arturo Zubiri y María Merino, recoge las puntuaciones de cada una de las empresas, siendo la máxima la de Cantoblanco de Arturo Fernández, con 67 puntos, seguida de Clece, con 43,5, y de Manserco, con 36.

En cuanto al precio, las puntuaciones fueron de 16,67 a Cantoblanco, 16,07 a Clece y 20 a Manserco, obteniendo unas valoraciones totales de 83,67; 59,57; y 56 respectivamente.

El técnico dio 0 puntos a Clece en los criterios de calidad de los alimentos y de los suministradores y otras mejoras, y en el informe figura en ambos casos "no dice nada". Zubiri, quien prestó declaración ante la Guardia Civil el pasado mes de febrero, dijo a la Guardia Civil que desconocía numerosa documentación de la oferta de Clece y alegó que no se lo había pasado el Secretario General de la Asamblea. Asimismo, en el apartado de otras mejoras ofrecidas por el licitador, el informe señala, "no las ofrece".

En la parte que se refiere al Grupo Cantoblanco se incluye una relación de 15 mejoras en los menús, entre las que se incluye "inclusión de jornadas gastronómicas", así como 14 mejoras al servicio, como "instalación de horno para la realización diaria de pan y bollería fresca".

Tanto en 2011 como en 2009 la Mesa de la Asamblea adjudicó el contrato de la cafetería al Grupo Cantoblanco por un importe base de licitación de 162.000 euros sin IVA (183.888 euros con IVA) en 2011 y de 198.971,96 euros sin IVA (212.900 euros con IVA) en 2009, para un plazo de ejecución de un año, con un máximo de un año de prórroga.

60.000 EUROS DE PÉRDIDAS ANUALES

El empresario Arturo Fernández compareció el pasado abril en la comisión de investigación de la Asamblea, donde desvinculó la donación que realizó en 2007 a la Fundación para el Desarrollo Económico y Social de la Comunidad de Madrid (Fundescam) del PP de las adjudicaciones de la cafetería de la Asamblea, de cuyo patronato formaba parte Cifuentes, así como del Comité Electoral del PP.

"No tiene nada que ver el que en el mes de marzo la fundación Arturo Fernández diera 60.000 euros a Fundescam con el contrato de la cafetería de la Asamblea de Madrid, que es una cafetería deficitaria", afirmó Fernández, quien subrayó que no había relación entre su donación y "un concurso de 160.000, que además se palman 60.000 euros todos los años".

"No tiene nada que ver que nosotros mandáramos 60.000 euros o que yo fuera amigo de una determinada persona en el Gobierno para que mis concursos fueran transparentes y claros", reiteró.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies