La familia de Débora Catalán recurrirá la sentencia que condena a Senderowicz porque absuelve a la doctora Bonne

 

La familia de Débora Catalán recurrirá la sentencia que condena a Senderowicz porque absuelve a la doctora Bonne

Actualizado 22/06/2006 16:46:30 CET

La acusación popular, ejercida por ADEPA, "satisfecha" porque "es la primera vez que un médico ingresará en prisión por mala praxis"

MADRID, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

La familia de Débora Catalán, fallecida el 25 de enero de 2002 tras someterse a una liposucción, recurrirá la sentencia hecha pública hoy que condena al doctor Gerardo Raúl Senderowicz a tres años de prisión y cuatro años y seis meses de inhabilitación por un delito de homicidio por imprudencia profesional, ya que el fallo absuelve a la coacusada María Victoria Bonne.

A las puertas de los Juzgados de lo Penal, Sara Catalán, hermana de la fallecida, explicó que el recurso a la resolución judicial tendrá como base que la doctora María Victoria Bonne "estuvo implicada y participó en la liposucción tanto como Senderowicz".

"Nos sentimos satisfechos con la pena de cárcel porque no es muy común que a un médico se le condene y porque crea un precedente para que este tipo de casos no vuelvan a suceder", señaló Sara Catalán, quien afirmó que "en el juicio se demostró que hubo mala praxis y que la actuación del doctor Senderowicz no fue la correcta".

Mientras, el abogado que ejerció la acusación popular en representación de la Asociación del Defensor del Paciente (ADEPA), Álvaro Sardinero, indicó que la asociación está "satisfecha" por el fallo porque "es la primera vez en España que un médico ingresará en prisión por mala praxis o imprudencia profesional con resultado de muerte". "La condena no es la más alta pero es una condena razonable", dijo el letrado.

Con respecto a la absolución de la doctora Bonne, Sardinero aseguró que su actuación fue "muy reprochable pero secundaria". "Se ha conseguido el objetivo primordial, que era la condena del doctor Senderowicz", indicó el letrado. En relación a las indemnizaciones que han sido establecidas para la familia (70.000 euros para el padre de Débora Catalán y 10.000 para cada uno de sus cinco hermanos), Sardinero afirmó que "se ajustan a los baremos que establece la ley".

CONDENA PREVISIBLE

Por su parte, la abogada de la acusación particular, María José González López, dijo tener un sentimiento "agridulce" y explicó que los años de condena eran "previsibles" por "el cambio de testimonio de la testigo más importante", la auxiliar de clínica Gema I.F., que según dijo la representante legal de la familia de Débora Catalán incurrió en contradicciones durante el juicio.

Además, la letrada explicó que la sentencia se recurrirá con el objetivo de que "se observen y se valoren todos los indicios que hacen pensar que la doctora Bonne estaba presente en la operación, entre otras cosas porque una liposucción no la puede hacer un médico solo". Para González López, la absolución de la doctora Bonne es "lógica", aunque aseguró "no compartirla".

La letrada también adelantó que dentro del recurso se denunciará a la testigo principal por falso testimonio. "Es evidente que o la declaración que hizo en el juicio o la que desarrolló en el juzgado de instrucción es falsa", aseveró González López.

UN FALLO QUE "NO ES EJEMPLAR"

Por otro lado, la presidenta de ADEPA, Carmen Flores, manifestó no estar "en absoluto de acuerdo" con la sentencia que condena al doctor Senderowicz porque se trata de un fallo que "no es ejemplar" y "da pie a pensar el por qué no se cree en la justicia". "Aún así, queda acreditado que Débora Catalán se sometió a una liposucción, por lo que se demuestra que hubo mala praxis e imprudencia profesional", dijo Flores.

La responsable de ADEPA, que calificó de "ridículas" las indemnizaciones, afirmó estar "triste" porque se ha dictado una sentencia "muy poco ejemplar que no servirá para evitar muertes similares". "Hemos perdido una oportunidad fantástica, por lo que estoy muy decepcionada", apuntó.

Finalmente, Flores señaló que los cuatros años de inhabilitación "es una pena escasa" ya que, a su entender "debía habérsele prohibido ejercer como médico de por vida".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies