Figar pone un suspenso a la actual educación española y lo achaca a las últimas leyes del Gobierno

Actualizado 20/10/2010 23:06:11 CET

MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Educación de la Comunidad de Madrid, Lucía Figar, ha calificado la situación actual de la educación española con un suspenso y lo ha achacado a las últimas leyes elaboradas por el Gobierno de España, "más preocupado por evitar las diferencias sociales que por fomentar la excelencia".

La consejera ha participado esta tarde en el debate 'La educación a examen', organizado por el Canal de Isabel II y en el que también han intervenido el ex secretario de Estado de Educación, Álvaro Marchesi, el magistrado juez de Menores de Granada, Emilio Calatayud, y el filósofo y escritor, José Antonio Marina.

Figar ha asegurado que para analizar el panorama de la educación hay que tener en cuenta que todas las leyes que han regido la educación española responden a "un mismo modelo educativo, a la llamada Ley Orgánica de Calidad de la Enseñanza (LOCE), que se aprobó y que suponía un cambio de modelo, pero que nunca llegó a entrar en vigor".

Además, ha indicado que el panorama actual es "desolador", ya que el fracaso escolar se sitúa en el 30 por ciento, y el paro juvenil es del 45 por ciento, "mientras que la media europea es del 14,5".

A estos datos habría que añadir los resultados del informe PISA, que sitúan a España cuarta por la cola en nivel de conocimientos, así como las diversas pruebas externas que realizan las comunidades autónomas, donde "el 40 por ciento de los alumnos no llega a los mínimos".

A juicio de Figar, el actual modelo educativo se basa en un sistema igualitarista, entendido como "igualdad de resultados y de contentarse con dar un mínimo común a todos, bajando el nivel".

En este sentido, ha dicho que en estos momentos, se prima más la convivencia y la búsqueda de un mismo trato educativo a los alumnos. "Ese igualitarismo ha afectado también al papel del profesor, que ha visto a veces que su función principal, que es dar conocimientos, ha sido dejada a un lado", ha lamentado.

Por ello, la consejera de Educación ha abogado por introducir en la enseñanza los principios del "esfuerzo, mérito, trabajo, competencia, respeto y excelencia" como solución para transformar el panorama actual.