La fiscal mantiene la petición de pena de siete años de cárcel para un radiólogo por abusar de una paciente

Audiencia de Madrid
EUROPA PRESS
Actualizado 17/10/2011 15:25:10 CET

La defensa reclama la absolución ante las contradicciones en la versión de la víctima

MADRID, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

La representante de la Fiscalía de Madrid ha mantenido la petición de pena de siete años de prisión para un técnico en radiografía por presuntos abusos sexuales a una paciente que habría cometido cuando desempeñaba sus funciones el 5 de octubre de 2007 en un centro de salud de Torrejón de Ardoz.

Tras la práctica de la prueba, la fiscal ha elevado a definitiva la acusación contra Alberto M.C. al considerar acreditado los hechos en base a la validez que otorga al testimonio de la víctima, lo que a su juicio supone una prueba de cargo suficiente para enervar la presunción de inocencia del procesado. Además, ha pedido que se condene al Servicio Madrileño de Salud en concepto de responsable civil.

En contra, el abogado del procesado ha reclamado al tribunal la absolución de su cliente ante las contradicciones de la víctima en el relato de lo sucedido. Pese a ello, ha solicitado de manera subsidiaria que, si se le condena, se le apliquen las atenuantes de dilaciones indebidas y resarcimiento del daño moral al pagar los 10.000 euros de indemnización.

En su declaración, el acusado ha explicado que la paciente acudió al servicio de rayos X que ofrece una imagen de los pequeños huesos en la parte baja de la columna, que incluye la región lumbar y el sacro, el área que conecta la columna a la pelvis.

"Para este tipo de radiografías se requiere retirar la ropa interior. Al paciente se le toca para inmovilizarlo y tome la postura adecuada. Es necesario que se doblen las rodillas", ha relatado el técnico.

Asimismo, ha insistido en que en ningún momento le practicó tocamientos "ni a ella ni a nadie" y ha recalcado que esto es "una verdad absoluta". Además, ha indicado que ese día se encontraba sólo en el servicio de Rayos X, teniendo que realizar más de 60 radiografías.

SUPUESTOS TOCAMIENTOS

Frente a ello, la víctima ha narrado que el técnico le pidió que se quitara la ropa y se sentó en la camilla, donde una vez tumbada le realizó tocamientos. "Me quedé bloqueada, en estado de shock", ha señalado.

Así, ha contado que al salir de la consulta se encontró en la calle a dos mujeres que le preguntaron qué le pasaba, a lo que ésta les comentó lo sucedido en la consulta.

Tras ello, volvió a entrar al ambulatorio y le contó a un médico que el acusado le había tocado durante una radiografía de tórax, a pesar de que se trataba de una radiografía de columna lumbosacra. Ante esto, el médico le indicó que no era necesario que se quietara la ropa interior.

En la prueba pericial, una médico forense ha indicado que la víctima no presentaba lesiones, si bien ha insistido en que los tocamientos no tienen que producir secuelas físicas.

Además, otro médico forense ha apuntado que para las radiografías del tipo practicado es necesario que el paciente se quite la ropa, pero no implica que se tengan que flexionar las rodillas.

HECHOS JUZGADOS

En su exposición, la fiscal ha considerado probado que el procesado se valió de su condición de técnico especialista en radiodiagnóstico para abusar de una de sus pacientes el 5 de octubre de 2007.

Así, la joven de 19 años acudió al centro sanitario para realizarse una radiografía y éste le ordenó desnudarse por completo y ponerse una bata. Tras ello, abusó de la chica.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies