El fiscal de Medio Ambiente cita como imputados a los responsables del matadero de Pozuelo por vertir fluidos en el río

Actualizado 18/06/2006 13:40:30 CET

MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

El fiscal de Medio Ambiente de Madrid, Emilio Valerio, ha citado a los responsables del matadero de Pozuelo de Alarcón para tomarles declaración en calidad de imputados por vertir presuntamente sangre y materias orgánicas de porcino en el Arroyo Pozuelo.

Según informaron a Europa Press fuentes jurídicas, a lo largo de 2005 el presidente de la comunidad de propietarios Colonia Santa María de Aravaca, José Castellote, y el vecino de Pozuelo de Alarcón Carlos Petrement Briones, remitieron sendos escritos ante los Ayuntamientos de Madrid y de Pozuelo en los que se denunciaba la "contaminación gravísima del Arroyo Pozuelo" debido a vertidos de un matadero cercano.

Los vecinos se quejaban de los "fortísimos y desagradables olores y la afluencia de ratas" que producían los restos orgánicos que flotaban en las aguas del río que, al parecer, manaban de un tubo situado en la zona de la Estación del municipio y que procedían de un matadero porcino existente en la zona.

Carlos Petrement explicaba en su escrito que los efluentes podrían contaminar los niveles freático y acuíferos. "A las aguas fecales se han añadido gran cantidad de sangre y despojos que han convertido el arroyo en un contaminados masivo de todo su entorno", sentencia.

LIMPIEZA DEL CAUCE

Por ello, exigía que "de forma inmediata" se parasen "sin dilación" los vertidos, así como reclamaba que se limpiara "todo el cauce contaminado, absorbiendo por medios mecánicos todas las balsas de aguas infectadas, plagadas de mosquitos y que cuentan con gran cantidad de sólidos en suspensión".

Asimismo, Petrement denunciaba que cuando se ha solicitado al Ayuntamiento de Pozuelo limpiar y absorber todos los efluentes arrojados al cauce del río, éste ha advertido de que no es su competencia porque esos terrenos pertenecen al municipio de Madrid. Finalmente, apunta que el "desastre ecológico" comenzaba a afectar directamente a la Cuenca del Manzanares.

Ante esta situación, la portavoz del grupo municipal socialista de Pozuelo de Alcorcón remitió un escrito al fiscal de Medio Ambiente de Madrid en el que se ponía de manifiesto que la situación que tenían que soportar los vecinos afectados por esta contaminación "resultaba grave y se está convirtiendo en crónica, dada la pasividad de la Administración para poner coto al problema".

Tras recibir los documentos, el fiscal Emilio Valerio estudió la causa y finalmente ha solicitado la comparecencia en calidad de imputados de los responsables del matadero.