Fotos, material inédito como una carta de Franco y las películas que se veían dan vida a 'No pasarán. Madrid 1936'

Manuela Carmena y Ada Colau en Madrid
AYUNTAMIENTO DE MADRIDM
Publicado 03/04/2018 15:33:47CET

Los protagonistas de la exposición son los hombres y mujeres anónimos. "Es el pueblo de Madrid, sus barrios, los que dan la cara por la República y por la defensa de la libertad", explican

MADRID, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

Fotografías, documentos inéditos como una carta manuscrita de Franco con tono amenazante dirigida al pueblo de Madrid para que se rindiera, carteles y hasta las películas que se proyectaban en los seis cines que seguían operativos --todo cine soviético menos una excepción, el hit de la época 'Morena clara', con Imperio Argentina-- dan vida a la exposición 'No pasarán. Madrid 1936. 16 días', que puede ver desde este miércoles, 4 de abril, y hasta el 1 de junio de 10 a 20 horas en la Sala de Bóvedas de la Casa de la Panadería, en la Plaza Mayor.

La exposición ha sido visitada este martes por las alcaldesas de Madrid y Barcelona, Manuela Carmena y Ada Colau, respectivamente, dado que el Ayuntamiento de Barcelona ha donado uno de los diez carteles originales de la época. La muestra es un recorrido por la resistencia y lucha de los madrileños y madrileñas anónimos que, durante 16 días de noviembre de 1936, plantaron cara a las tropas sublevadas encabezadas por el general Francisco Franco.

La exposición, organizada por la Oficina de Derechos Humanos y Memoria que dirige el tercer teniente de alcalde, Mauricio Valiente, muestra por primera vez una escultura en bronce de un joven miliciano, El Madriles, realizada en yeso durante la Guerra Civil por el escultor Josep Viladomat, que será comprada por el Ayuntamiento de Madrid para el Museo de Historia de la Ciudad.

DOCUMENTOS INÉDITOS

Otro de los puntos de atracción de la muestra son los documentos inéditos, como el firmado de su puño y letra por Franco el 29 de octubre de 1936. "Españoles: se acabó el engaño. Las fuerzas nacionales están a las puertas de Madrid. Si conscientes de vuestra situación entregáis las armas y os sometéis sin resistencia, os prometo una justicia serena; y, si por el contrario, persistís en el error que empeña la lucha, no pueden calcularse las proporciones del castigo", amenazaba.

La muestra hace un recorrido por lo que vivió Madrid desde el 7 de noviembre y durante 16 días del de 1936, cuando se convirtió en el principal frente de batalla de la Guerra Civil, momento en el que el bando rebelde recibe la orden de asaltar la ciudad, el pueblo de Madrid resiste y el gobierno de la República abandona la capital para instalarse en Valencia.

El 23 de noviembre, con ambas tropas al borde de la extenuación, Franco decide que Madrid deje de ser objetivo militar preferente, renuncia por parte de los sublevados que supuso una victoria para los madrileños y madrileñas de la que da cuenta la exposición, que no hace una narración cronológica de los hechos sino que se estructura en 16 unidades temáticas, una por cada día de batalla, que va desde la lucha hasta la fortificación, los bombardeos o la solidaridad.

"Por mucho que Durruti viniera a Madrid o por muy importante que fuera el papel de Miaja o Rojo es el pueblo de Madrid, sus barrios, sus hombres, sus mujeres, sus viejos, sus jóvenes los que dan la cara por la República y por la defensa de la libertad", ha explicado uno de los comisarios de la muestra, Gonzalo Berger.

Tania Balló, también comisaria, ha explicado que con esta exposición se busca reconciliar al madrileño con su historia porque "Madrid tiene que dejar de ser la ciudad franquista por excelencia para convertirse en referente de la libertad y del 'no pasarán'.

"NO PASARÁN"

Es el espíritu de carteles como los que se pueden ver en la Casa de la Panadería, con lemas como 'Resistir es vencer' o la mítica imagen del cartel con el lema republicano 'No pasarán. El fascismo quiere conquistar Madrid. Madrid será la tumba del fascismo', colgado en la calle Toledo, a la entrada de la Plaza Mayor. La frase saltaría a la historia con el discurso de Dolores Ibárruri, La Pasionaria.

Las imágenes de la exposición sirven para demostrar el papel que desempeñaron las mujeres milicianas en la batalla de Madrid o cómo era la vida en los 16 días de asedio, con las barricadas en Gran Vía, un listado por días con el nombre, apellidos y edades de todos los muertos por bombardeos, elaborado por el Ayuntamiento de Madrid del 36 y otro con los sublevados que, de camino a la Modelo de Valencia, fueron ajusticiados en Paracuellos del Jarama.

Este documento es inédito y los comisarios lo han obtenido del archivo de la Cruz Roja de Génova. Entre las fotografías destaca la de la madre despidiéndose entre lágrimas de sus hijas, subidas a un camión que las sacaría de Madrid durante el asedio.

UN MILICIANO CUENTA SU EXPERIENCIA EN PRIMERA PERSONA

En la Casa de la Panadería también ha dado voz a lo que ocurrió esos 16 días un miliciano, Santos Cortés Esparraguera, que entonces tenía 15 años. "Íbamos casi por libre y no había armamento. Teníamos que esperar a que alguno resultara herido o muerto para quedarnos con su fusil", ha relatado a los periodistas. Él resultó herido en la pierna izquierda en la contienda y acabó en un campo de concentración en Francia como prisionero.

El tercer teniente de alcalde y responsable municipal de Derechos Humanos, Mauricio Valiente, ha explicado que con exposiciones como ésta se busca consolidar "una memoria en positivo, que destaque valores fundamentales de la ciudad como la resistencia frente a la injusticia".

"Madrid lo ha demostrado en muchas ocasiones, como el 2 de Mayo, en las movilizaciones por las libertades de la democracia, en las movilizaciones reivindicativas del Orgullo... Madrid es la capital del Estado, sede de los ministerios, pero también es una ciudad de hombres y mujeres que han hecho historia porque han aportado en positivo para hacer relaciones humanas más justas y por luchar por la libertad", ha defendido Valiente.