Gómez afirma que se han 'copiado' ideas consideradas "trotskistas" y Acera le pide que deje los discursos nacionales

Tomás Gómez Y Pilar Sánchez Acera Junto A Javier Casal
EUROPA PRESS
Actualizado 29/02/2012 21:00:40 CET

MADRID, 29 Feb. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, ha recordado este miércoles que proyectos que defendió el PSM y que llegaron incluso a ser tachados de "izquierdosos" luego fueron "asumidos por el PSOE para todo el país", a lo que ha añadido otras ideas casi consideradas "trotskistas", como el impuesto a las transacciones bancarias, que han sido finalmente aprobadas incluso por gobernantes conservadores, lo que le ha llevado a decir a la precandidata Pilar Sánchez Acera a que deje los discursos nacionales.

En un debate radiofónico en la Cadena Ser, recogido por Europa Press, Gómez ha sostenido que "ha llegado la hora de domar los mercados" mediante dos reformas, la fiscal y la financiera. Y es que, en su opinión, "no vale el sistema de impuestos que hay, donde no paga más el que más tiene ni asegura la suficiente capacidad de recaudación para mantener el Estado de Bienestar".

El socialista ha defendido asimismo la creación de una banca pública, introducir reformas en el Banco Central Europeo y apostar por salir de la crisis "a partir de lo público, la innovación y la investigación".

Ante esto, Pilar Sánchez Acera le ha pedido que deje "el discurso nacional" y que se centre en "pensar soluciones para la Comunidad de Madrid" ya que, de lo contrario, el ciudadano seguirá viendo de una manera "distante" al PSM. Esto le ha llevado a exigir que los socialistas estén "a la cabeza de las políticas sociales contra la reforma laboral del PP", por "injusta, abaratar despidos y permitir que los salarios puedan ser rebajados drásticamente sin el que trabajador pueda decir nada".

En este sentido, Acera ha propuesto "una alianza natural con los sindicatos y por escrito, un acuerdo, renovado y trabajado constantemente". En cuanto a su modelo económico, la precandidata ha abogado por "el conocimiento y no por la economía de especulación o del juego", para lo que es importante "el dinamismo del sector público y la recuperación de las políticas activas de empleo".