Gómez suprimiría las pruebas de nivel en Educación Primaria y Secundaria si gobernara a partir de 2011

Tomás Gómez
PSOE
Actualizado 20/10/2010 14:17:05 CET

MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del PSM y aspirante a la Presidencia regional en 2011, Tomás Gómez, ha asegurado que suprimiría las pruebas de nivel que se realizan en Educación Primaria y Secundaria porque, a su juicio, "sólo sirven para erosionar la imagen de la Educación pública y no tienen apoyo de los profesionales".

En una entrevista concedida al diario ADN, recogida por Europa Press, el líder de los socialistas madrileños explica que, frente a estas pruebas, "existen otros incentivos para los centros" y ha precisado que estos exámenes, tal y como están concebidos ahora, "dejarían de hacerse" pero ha apuntado que seguirá habiendo "criterios de evaluación de calidad del servicio educativo".

Gómez afirma que su propuesta de ofrecer la Educación Infantil de 0 a 3 años de forma gratuita y universal sería "una revolución" que se pagaría con "menos propaganda del Gobierno, menos cargos de confianza política y mejor gestión".

En cifras concretas, esto supondrá, según sus cálculos, "unos 700 millones menos en propaganda y una quinta parte de los 2.500 cargos de confianza actuales", un dinero con el que se pondrían en marcha "400 escuelas infantiles".

Además, ha indicado que está planeando que la red de escuelas que propone sea pública. "El concepto es que el ciudadano elija pero que lo público sea tan bueno que se convierta en la primera opción. La mayor parte de la inversión se irá a 150 escuelas infantiles y formación profesional. Cargaremos el presupuesto en ese sentido porque, además, contribuye a conciliar la vida laboral y familiar. No tienen que renunciar siempre las mujeres al trabajo para cuidar a los críos. Y las familias podrán decidir qué tamaño quieren tener", ha dicho.

Finalmente, sobre la conflictividad en las aulas, el secretario general del PSM ha manifestado que "toda la sociedad está de acuerdo en que los profesores deben recuperar su autoridad" pero ha opinado que no es necesario para ello desarrollar una ley porque "es papel mojado".

"Hay que trabajar con los padres que no siempre pueden estar del lado de sus hijos pase lo que pase. Es más importante mejorar las ratios de alumnos en las aulas y darles a los docentes un liderazgo que colocarlos encima de un tarima con una regla de madera para convertirlos en autoridad", ha agregado.