Granados reconoce que no estaba "cómodo" en el PP de Madrid y espera que vuelva a ser como el partido al que se afilió

Granados Y Aguirre En El Comité De Dirección Del PP
EUROPA PRESS
Actualizado 24/11/2011 16:22:19 CET

Dice que no quiere pensar que "a alguien le moleste" que hiciera todo lo que estaba su mano para que Rajoy fuera presidente

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

El exsecretario general del PP de Madrid Francisco Granados ha reconocido este miércoles que "desde hace tiempo" no estaba "cómodo" en el PP de Madrid y que espera que vuelva a ser como el partido al que se afilió hace 25 años.

"No lo reconozco, no me reconozco en el partido al que me afilié. Hace tiempo que no estoy cómodo en la organización de Madrid de este partido y quiero que nuestra organización en Madrid vuelva a ser como la que me atrajo en un momento determinado y me animó a afiliarme", ha afirmado en una entrevista en ABC Punto Radio, recogida por Europa Press.

Granados ha asegurado también que la presidenta del PP madrileño y jefa del Ejecutivo, Esperanza Aguirre, casi le ha hecho "un favor" con su salida de la secretaría general. "Casi que me han hecho un favor porque ya no me encontraba cómodo en este equipo y no había sido capaz de tomar la decisión que debería haber tomado en algún momento. Me lo han puesto muy fácil y eso una vez más se lo tengo que agradecer a la presidenta por haber podido salir tan fácilmente de un equipo con el que ya no estaba cómodo", ha añadido el 'popular'.

Francisco Granados ha reconocido que se enteró de la decisión de Aguirre "media hora" antes del Comité Ejecutivo. "Me comunicó que iba a prescindir de mis servicios después de siete años de trabajo y nada más. Yo le transmití que no había ninguna necesidad porque en tres, cuatro meses se celebra el congreso regional", ha explicado después de calificar de "bochorno" lo que pasó en la tarde de ayer, tanto para él, como para Aguirre como para sus compañeros, quienes tuvieron que votar algo "que no les hacía mucha gracia".

"Pensé que en el Congreso la presidenta cambiaría de secretario general pero la sorpresa (ayer) fue que alguien como yo, con el que es difícil llevarse mal (se viera en esta situación) pues no hay ninguna necesidad en este momento de abrir este proceso y que mis compañeros pasen por este momento. Es una pena y eso sí me ha sorprendido", ha declarado.

"SILENCIO CLAMOROSO"

El 'popular' detalla que en la reunión de ayer "no hubo unanimidad" en el punto que le concernía ya que hubo "muchísima gente que no entró al comité" y en el que se instaló "un silencio clamoroso". "Muchas veces un silencio implica muchas más cosas que las intervenciones", ha apostillado.

El exsecretario general ha dicho que no sabe cuál ha sido el problema de fondo pero que cree que todos los que están sentados en el Comité Ejecutivo "lo saben muy bien". "Les dije ayer que me iba con la cabeza muy alta porque he trabajado muchísimo, he estado en todos los pueblos, en los distritos, me he reunido con todo el mundo, he dado mítines en los sitios más insospechados, en definitiva, me he matado para que el partido sacara el mejor resultado en cada elección", ha defendido.

También ha negado que aprovechase su hasta ahora despacho, en el edificio de Génova, para hablar mal de Aguirre y del ahora secretario general, Ignacio González, y para eso ha puesto como testigos a los periodistas con los que se ha reunido en multitud de ocasiones en los últimos meses, quienes pueden confirmar que de él no ha salido "ni una sola palabra negativa en referencia a la presidenta".

Preguntado si su salida se debe a una hipotética aproximación al entorno del presidente del partido, Mariano Rajoy, Granados ha matizado que, como secretario general y ante unas elecciones, su trabajo era hacer todo lo que estuviera en su mano para que el gallego fuera el próximo presidente del Gobierno. "No quiero pensar que eso a alguien le moleste", ha sugerido.

Ahora su futuro inmediato pasa por la Asamblea de Madrid y por su cargo de senador. "Voy a seguir cumpliendo con mi obligación", ha concluido.