La Guardia Civil de Madrid ha esclarecido las 6 muertes violentas ocurridas en su demarcación en 2009

Actualizado 29/12/2009 21:29:21 CET

MADRID, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil de Madrid resolvió los seis homicidios violentos desarrollados en los cinco hechos de estas características ocurridos en su demarcación en 2009, según informaron a Europa Press fuentes de la Benemérita.

El primero de estos incidentes violentos tuvo lugar la madrugada del 15 de marzo en un zona pecuaria de San Agustín de Guadalix. Un marroquí de 24 años y un colombiano de 35 años, ambos con antecedentes penales, murieron acribillados. La Guardia Civil esclareció este doble asesinato con la detención de cuatro personas. Los vecinos atribuyeron los hechos a un asunto de drogas.

El segundo homicidio doloso tuvo lugar el 26 de agosto y se relacionó con el ámbito doméstico. Una mujer de 38 años de edad presuntamente mató a su pareja, un hombre de 48 años, de una puñalada en la femoral en San Martín de Valdeiglesias. La acusada, que contaba con numerosos antecedentes, fue arrestada y entró en los juzgados de Navalcarnero con una camiseta con una gran mancha de sangre.

El asesinato sobrevino cuando la pareja mantenía una fuerte discusión en la vivienda que ambos compartían. La supuesta homicida presentaba síntomas de haber bebido, pero ninguna muestra de malos tratos. Según sus vecinos, la acusada había sido detenida en numerosas ocasiones por robo y lesiones y discutía con su pareja frecuentemente.

Días después, la madrugada del 26 de agosto, un ciudadano rumano falleció en La Cabrera tras una paliza propinada por dos personas, que posteriormente fueron detenidas junto a cuatro más por encubrimiento. En total, fueron arrestados cuatro españoles y un portugués, de edades comprendidas los 22 y los 33 años, con los que la víctima había discutido previamente.

El cadáver fue repatriado días después a Rumanía, tras una campaña de la familia para recaudar el dinero necesario para estos trámites. Algunas asociaciones aseguraron que el móvil de este crimen fue xenófobo, aunque los vecinos señalaron que tanto la víctima como su familia no tenía enemigos y se había integrado perfectamente en el municipio.

El siguiente homicidio tuvo lugar el 4 de octubre en Talamanca del Jarama. Un joven degolló en su vivienda a su madre, de nacionalidad cubana. Después, el presunto asesino salió a la calle e intentó acabar con la vida de otra mujer con la que se cruzó en el camino. Después amenazó de muerte gravemente a una tercera persona.

Fue detenido por la Benemérita ese mismo día. Jornadas después, declaró ante una juez de Alcobendas, a la que no reconoció los hechos y negó el relato informal realizado por los agentes. El joven tiene 20 años, está nacionalizado español y es de origen cubano. Ingresó en la prisión de Alcalá Meco a la espera de juicio, acusado de un delito de asesinato consumado y otro delito de homicidio en grado de tentativa, además de un tercer delito de amenazas.

La última muerte violenta del año tuvo lugar el 21 de octubre en Valdemorillo. Se trata de un marroquí de 23 años, que recibió varias impactos de bala en una próxima al polideportivo municipal. Tras la declaración de los testigos presenciales, vecinos y personas de su entorno más cercano, se tomó como principal hipótesis de trabajo que la muerte se pudo producir por una discusión relacionada con el tráfico de sustancias estupefacientes.

Horas después al hallazgo del cuerpo sin vida, una patrulla de la Guardia Civil detuvo al conductor del vehículo que se utilizó en la huída. En su casa se localizó más de tres kilos de hachís. Posteriormente, los agentes identificaron al autor material de los dispararon y a su acompañante, ambos de nacionalidad marroquí, que quedaron detenidos. Ambos contaban con un amplio historial delictivo en España y sumaban en su conjunto hasta 33 identidades falsas distintas.