La Guardia Civil refuerza su presencia en la Sierra ante el aumento de la población en agosto y las fiestas patronales

Publicado 06/08/2010 18:11:24CET

MADRID, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

Una veintena de agentes del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) de la Guardia Civil están reforzando este mes la vigilancia en los pueblos de la Sierra y de la zona Noroeste debido al aumento de población por las vacaciones y para vigilar las fiestas patronales, según han informado a Europa Press fuentes de la Benemérita.

No obstante, este dispositivo no es excepcional, sino que se realiza este verano dentro de la Operación Verano anual que coordina la Delegación del Gobierno de Madrid. Y es que municipios como San Lorenzo del Escorial o Manzanares el Real duplican o triplican, respectivamente, su población en estas fechas.

La función de estos agentes será la de patrullar las carreteras y controlar la seguridad ciudadana ante los posibles altercados que se produzcan en fiestas patronales, como así hicieron en Torrelodones, ya que los agentes fueron avisados de la posibilidad de enfrentamientos instigados a través de las redes sociales.

El Cuerpo Nacional de Policía refuerza así sus efectivos en las zonas de gran afluencia turísticas y en los eventos que supongan una gran concentración de público. Intensifica los contactos con los responsables privados de seguridad de establecimientos hoteleros, centros comerciales, cámpings y lugares de ocio y facilita documentación a los visitantes en caso de extravíos o sustracciones.

Tras las recientes fiestas de Collado Villalba, que se desarrollaron sin incidentes, los agentes vigilarán especialmente los próximos festejos de El Escorial y Colmenar Viejo.

ZONAS ACOTADAS EN LAS FIESTAS

Ya a principios de verano, la delegada del Gobierno en Madrid, Amparo Valcarce, aconsejó a los ayuntamientos que en sus fiestas patronales delimiten zonas acotadas donde se pueda practicar botellón y controlar la salida de envases de cristal para así garantizar la seguridad de los ciudadanos y evitar desórdenes públicos.

No obstante, señaló que son los ayuntamientos, a través de sus Juntas de Seguridad Locales, los que tienen que autorizar expresamente el consumo de alcohol en la vía pública y delimitar la zona y los horarios para ello, en sus fiestas patronales, acogiéndose así a la excepción que contempla la Ley Antibotellón aprobada en 2003 por la Comunidad de Madrid.

Serán las Juntas Locales de Seguridad las que determinen también si el perímetro estará vallado o no y los agentes que controlarán el paso de objetos de vidrios, latas y otros objetos peligrosos que puedan comprometer la seguridad de las personas "y evitar desórdenes públicos para que los ciudadanos madrileños puedan disfrutar de unos momentos de ocio seguros", señaló Valcarce.

El objetivo es también controlar que los menores de edad consuman alcohol y destrocen el mobiliario público o peleas. De hecho, la desmesurada ingesta de alcohol, entre otros motivos, provocó que decenas de jóvenes, entre ellos muchos menores, emprendieran una 'batalla campal' contra la Policía en las pasadas fiestas patronales de Pozuelo de Alarcón o los más recientes actos de vandalismo de Torrelodones.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies