Heridos cuatro policías municipales durante una redada en una discoteca de Tetuán

Coche de Policía Municipal de Madrid
POLICÍA MUNICIPAL DE MADRID - Archivo
Publicado 26/03/2018 12:32:13CET

MADRID, 26 Mar. (EUROPA PRESS) -

Cuatro policías municipales de la Unidad Integral del Distrito de Tetuán resultaron la noche del pasado domingo heridos durante una redada en una discoteca del barrio madrileño de Teuán, han informado a Europa Press fuentes policiales.

Los hechos se produjeron a las 20.55 horas de ayer cuando los agentes se disponían a realizar una inspección en el interior del bar de copas 'Sueños', frecuentado por personas de origen latino. La inspección se realizó dado que había un expediente abierto en la Oficina de Atención al Ciudadano por quejas recibidas de los vecinos por molestias ocasionadas con el funcionamiento del local.

En el momento de la inspección se contactó con el responsable del local, quien de manera voluntaria colaboró en todo momento con los policías, ya que debido a la gran afluencia de público sería necesario un recuento.

Por ello se acordó que el público saliera de la sala de manera ordenada para después volver a entrar y continuar con normalidad con la actividad.

Durante el recuento, uno de los asistentes a la sala comenzó a increpar la actuación policial, realizando manifestaciones en voz alta y encarándose a los agentes, mientras que el resto de clientes volvía al interior de la discoteca de manera ordenada.

Al continuar con esa actitud, los responsables de seguridad, que se encontraban colaborando en el recuento, no permitieron que esta persona volviera al local hasta que no depusiera su actitud, hecho que no se produjo ya que esta persona se volvió más desafiante y agresiva, intentando acceder de nuevo al local.

En ese momento, cuando las personas que le acompañaban y los policías allí presentes, intentaron calmar sus ánimos, esta persona golpeó con su codo en la boca del estómago a uno de los agentes, gritando e insultándole, para acto seguido abalanzarse sobre él.

Se procedió a su detención, mostrando "gran resistencia y golpeando en repetidas ocasiones a varios de los agentes" a los que propinó patadas y puñetazos, ocasionando diversas lesiones a varios de ellos.