Hoy se celebra la Fiesta de la Vaquilla, declarada de Interés Turístico

Fiesta de la Vaquilla en Colmenar
AYUNTAMIENTO DE COLMENAR
Publicado 28/01/2017 7:57:54CET

MADRID, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

Colmenar Viejo ya tiene todo preparado para vivir hoy sábado la Fiesta de La Vaquilla, "una de las tradiciones más arraigadas del municipio con la que se rememora la tarea ganadera del traslado de reses y que cada año llena las calles de la localidad de colorido y del sonido del chasqueo de hondas", ha destacado el Ayuntamiento en una nota de prensa.

"Este es el primer año que se va a celebrar el último sábado del mes de enero, tal y como se decidió en una consulta popular, en vez del 2 de febrero y esperamos que este cambio de fecha enriquezca más la fiesta. Al ser sábado esperamos que más vecinos y visitantes arropen a los vaquilleros y que el municipio se llene de gente para disfrutar de esta tradición que cada año vivimos con más cariño", ha destacado la Concejala de Festejos colmenareña, Remedios Hernán.

Este año participan en la Fiesta 24 vaquillas, una exclusivamente formada por chicas. La salida de las vaquillas de cada uno de sus lugares de partida será a las 16 horas. A esa hora también comenzará a repartirse gratuitamente en la Plaza del Pueblo caldo caliente para hacer más llevadero a los asistentes a la fiesta las bajas temperaturas que previsiblemente habrá ese día.

El comienzo del baile de cada una de las vaquillas participantes en la fiesta será a las 17 horas en la Plaza del Pueblo. El Ayuntamiento volverá este año a instalar gradas en la plaza para facilitar la visión del baile de las vaquillas y hacer más cómoda la asistencia, sobre todo, de las personas mayores y de las familias con niños pequeños.

Una hora y media después, dará el Pregón de la Fiesta desde uno de los balcones del Ayuntamiento el mayoral de la vaquilla Caracola como homenaje al XXV aniversario de la participación de esta vaquilla en la fiesta.

Los actos finalizarán con la entrega de Trofeos a las vaquillas participantes, un grabado del artista colmenareño David Llorente y una dotación en metálico de 185 euros a cada una de ellas.

Con motivo de esta festividad, además, la Concejalía de Festejos del Ayuntamiento de Colmenar Viejo ha vuelto a convocar una nueva edición del Concurso de Fotografía 'Fiesta de La Vaquilla', un certamen cuyo tema es única y exclusivamente la Fiesta de La Vaquilla y en el que pueden participar todos los fotógrafos que lo deseen, profesionales o no.

En la edición de este año, se ha establecido un Primer Premio, dotado con 600 euros a una sola fotografía, y dos accésit, dotados con 300 euros cada uno. La fotografía ganadora del Primer Premio servirá como imagen del cartel anunciador de la Fiesta de 'La Vaquilla' de 2018, pasando todas las fotografías premiadas al Archivo fotográfico del Ayuntamiento de la localidad.

Además, se realizará una selección entre todas las fotografías participantes para el montaje de una exposición, en fechas próximas al concurso, en el Centro Cultural Pablo Ruiz Picasso.

La Concejalía de Festejos ha recordado que las fotografías que se presenten al concurso deberán haber sido realizadas en el año de la convocatoria del certamen, es decir, este año, quedando descalificadas las tomadas en años anteriores. El plazo de presentación de trabajos finaliza el próximo 20 de febrero.

FIESTA DE LA VAQUILLA

Los orígenes de esta fiesta, declarada de Interés Turístico desde 1986, son remotos ya que parecen remontarse a la antigüedad romana o incluso, tal vez, a la prehistoria. Según comenta Julio Caro Baroja en su libro sobre el Carnaval, los jóvenes romanos, disfrazados con pieles de animales y cuernos, corrían detrás de las mujeres simbolizando un intento de reanimar la fertilidad tras el invierno.

En Colmenar Viejo, a pesar de no tener constancia escrita, todo hace suponer que la celebración de La Vaquilla existe ya desde la andadura estable de esta villa, a mediados del siglo XIII.

Aunque la Fiesta de La Vaquilla se celebrará el último sábado de enero, aproximadamente dos semanas antes de su celebración, los mozos que participan en ella se reúnen para hacer los preparativos.

Tradicionalmente, las madres de los vaquilleros se reúnen para vestir la vaquilla: un armazón de madera con varias costillas, palos forrados en los que se cuelgan pañuelos, y en cuya parte frontal se colocan dos cuernos, en algunos casos, embolados con naranjas y rosquillas. Todo este armazón se adorna con hermosos mantones de Manila, pañuelos de seda y flores de papel o naturales; y el frente de la vaquilla se engalana con broches, pendientes y colgantes.

Cada vaquilla sale de una vivienda o local y está formada por mayoral, vaquilleros y taleguero. Cada una de ellas realiza un recorrido por diferentes calles de la localidad hasta llegar a la Plaza del Pueblo, donde, de una en una, van exhibiendo su belleza y colorido con un particular baile que simula embestidas a los vaquilleros.

Tras la exhibición, cada vaquilla vuelve a su lugar de salida y allí se simula su muerte con tres tiros de escopeta al aire y se bebe la sangre del animal muerto: una limonada que podrán degustar todos los asistentes al acto.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies