El innovador programa 'Micro:bit' se consolida en España con talleres que unen el aprendizaje de programación e inglés

Alumnos durante una de las sesiones para utilizar la microcomputadora Micro:bit
BRITISH COUNCIL
Publicado 03/09/2018 9:50:34CET

MADRID, 3 Sep. (EUROPA PRESS) -

La iniciativa 'Micro:bit', consistente en enseñar programación a los escolares mediante una pequeña computadora, ya está presente en España a través de los talleres en inglés que está poniendo en marcha el British Council.

'Micro:bit' es un innovador programa educativo que arrancó en 2012 de la mano de la BBC y en el que colaboran empresas destacadas del sector de la educación, la informática y las nuevas tecnologías, como Amazon, Microsoft, Samsung y el propio British Council.

A través de la fundación que lleva el mismo nombre y que tiene su sede en el Reino Unido, se promueve entre alumnos de primaria y secundaria el descubrimiento de los fundamentos de la programación de un modo lúdico y sencillo.

Para ello, se emplean los 'Micro:bits', pequeñas microcomputadoras en formato tarjeta (que habitualmente presentan unas dimensiones de 4x5 centímetros). Estos dispositivos incluyen por ejemplo luces LED programables, sensores de luz, temperatura y movimiento, así como tecnología bluetooth o puertos USB.

Los Micro:bits poseen además botones que activan una multitud de acciones si se introduce previamente código de programación. De este modo, es posible fusionar el aprendizaje de esta y otras disciplinas, a través de la realización de proyectos.

APRENDER 'HACIENDO'

El dispositivo 'Micro:bit' tiene un uso extendido en el Reino Unido por las posibilidades que ofrece para poner en marcha el denominado 'project-based learning', un enfoque educativo en el que los estudiantes realizan pequeñas tareas para materializar un proyecto grupal mayor.

Esta es la línea que está iniciado el British Council en España, tras incorporar la programación de Micro:bits en algunas sesiones de sus cursos de verano para jóvenes. En ellas, los estudiantes trabajan en grupo para resolver un reto de programación que les plantea su profesor.

Por ejemplo, una de las actividades consiste en organizar la clase en equipos para medir el tiempo que tardan los estudiantes en pulsar un botón del Micro:bit, después de que este proyecte un determinada señal luminosa.

De este modo, no solo aprenden a programar código para que el dispositivo emita estos mensajes o mida el tiempo que tardan en reaccionar, sino que emplean el inglés en un contexto comunicativo concreto y comprueban cómo el tiempo de reacción de los humanos se ve alterado por factores como la distracción.

A través de este planteamiento, las sesiones de 'Micro:bit' permiten que los estudiantes desarrollen sus habilidades en inglés , interioricen los conceptos básicos de la informática y comprendan la importancia de la colaboración con los compañeros, incrementando así sus conocimientos y reforzando sus valores.

Más de 500 estudiantes de secundaria de los campamentos de verano del British Council en Barcelona, Bilbao, Alcobendas, Somosaguas y Madrid han participado en los talleres especiales de 'Micro: bit'. La acogida ha sido "tan positiva" que el verano que viene se incluirán también en las clases de primaria, como explican desde la entidad.

El British Council forma parte de la Fundación Educativa de Micro:bit. A través de esta colaboración, materializa su compromiso favoreciendo que los menores asimilen los conceptos y habilidades básicas de la informática (digital literacy), sentando las bases para que progresen en el uso de las nuevas tecnologías a lo largo de su vida.

Contador