Inspección de Trabajo propone sanción de 191.000€ a Metro al entender que no tomó medidas suficientes contra el amianto

Metro de Madrid, estación de Nuevos Ministerios
EUROPA PRESS
Actualizado 21/02/2018 15:58:17 CET

Hay sospechas de un segundo caso de un trabajador afectado

MADRID, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

Inspección de Trabajo ha levantado un acta de infracción que propone una sanción de 191.000 euros contra Metro de Madrid al entender que no adoptó medidas suficientes para prevenir la seguridad y salud de los trabajadores ante exposición de amianto.

   El acta contra el suburbano alude a una infracción "muy grave" en materia de normativa de seguridad laboral relativas con la prevención de enfermedades relacionadas con el amianto.

   Así lo ha indicado a los medios de comunicación el consejero delegado de Metro de Madrid, Borja Carabante, para explicar que la propuesta de sanción se comunicó ayer a la compañía y que Metro presentará alegaciones, para lo que tiene un plazo de 15 días.

   A su vez, ha afirmado que existe un caso de un trabajador de mantenimiento ha contraído una enfermedad (cáncer de pulmón) por presencia de amianto y sospecha que puede haber un segundo caso de un trabajador afectado.

   El caso confirmado y al que se le ha reconocido la enfermedad laboral en septiembre es un trabajador de mantenimiento de subestaciones que comenzó a trabajar desde 1985. Es este empleado el que se dirigió a Inspección de Trabajo en octubre.

   El caso sospechoso es otro empleado de mantenimiento mientras que se ha descartado por ahora que un empleado de mantenimiento de escaleras mecánicas esté afectado, donde Metro descarta la presencia de amianto en estos dispositivos.

   A su vez, en diciembre la Inspección de Trabajo formalizó requerimientos a Metro de Madrid sobre la relación de empleados con posible exposición a amianto.

   En ambos casos (confirmado y sospechoso), según explica Carabante, se trató de empleados que realizaban labores de mantenimiento antes de 2003, cuando se prohibió la utilización de este material en nuevas construcciones y se acordó tomar medidas para evitar su exposición.

   Las sospechas de Metro sobre el primer trabajador afectado por amianto datan del año pasado y se comunicó al Comité de Seguridad y Salud del suburbano, para lo cual se recalcó todas las medidas de seguridad para "garantizar" la seguridad en un trabajo conjunto con los delegados de prevención de la compañía.

   Tras indicar que Inspección de Trabajo puede derivar el caso a la Fiscalía, Carabante ha asegurado que Metro de Madrid ha adoptado y potenciado todas las medidas para evitar la exposición de amianto a los trabajadores, como encapsular los elementos que contienen ese material.

   Asimismo, el consejero delegado de Metro ha recalcado que de 20.000 repuestos de mantenimiento revisados, un total de 20 tienen este producto y ya han sido retirados por el suburbano.

   En sus alegaciones, Metro de Madrid expondrá las actuaciones que ha llevado a cabo para evitar el riesgo de exposición al amianto, como el encapsulado de esas piezas (como puede ser el aparato denominado 'apagachispas' que contiene elementos con ese mineral) presente en el interior de trenes modelo 2.000 y 5.000, presentes en líneas como la L1, L6 y L9.

   Por otro lado, Metro ha potenciado las medidas informativas y formativas a sus empleados ante presencia de amianto y el protocolo de actuación ante estas situaciones.

   En este sentido, exhorta a los trabajadores a no manipular piezas con ese material y avisar al encargado responsable (para lo cual recurre a empresas especializadas para su retirada). A su vez, se ha reforzado también las zonas con presencia de amianto.

   Preguntado sobre por qué Metro no está incluida en el registro de empresas con riesgo de amianto, Carabante ha explicado que este listado se fundamenta en sociedades con presencia "habitual y permanente" de amianto, algo que no sucede en el caso del suburbano.

   También ha recordado que el uso de amianto está prohibido desde el año 2002 para nuevas construcciones pero para los elementos ya existentes se permite su presencia con las medidas de seguridad convenientes y que fueron adoptadas por Metro desde 2003.